Nuestro Padre Fundador

Elegido por Dios

El 8 de Abril de 1970 el Santo Padre, PABLO VI, al saludar a un grupo de peregrinos alemanes en la Audiencia General les dirigió las siguientes palabras.

Queridos hijos e hijas-
En la lápida recordatoria de un sacerdote y pastor de almas alemán de grandes méritos están grabadas las palabras que fueron expresión de su personalidad y contenido de su vida fecunda, «Dilexit Ecclesiam», amó a la Iglesia. Las mismas palabras les dirigimos a vosotros,
AMAD A LA IGLESIA
En este tiempo tan agitado, permaneced fieles a la enseñanza de la Iglesia y a los seguidores de San Pedro. Entonces también vuestra vida será plena.
— (Observatorio Romano N° 81 pág. 2)

“Vosotros habéis sido llamados a ser partíci­pes de la gracia que recibió vuestro Fundador y a ponerla a disposición de toda la Iglesia. Porque el carisma de los fundadores se revela como una experiencia del Espíritu, que es transmitida a los propios discípulos para que ellos la vivan, custodien, profundicen y desa­rrollen constantemente en comunión y para el bien de toda la Iglesia, la cual vive y crece en virtud de la siempre renovada fidelidad a su Divino Fundador”.
— Juan Pablo II, Discurso a la Familia internacional de Schoenstatt, Roma, 20 de septiembre de 1985.