Feliz Pascua de Resurrección

IMG_0473.jpeg

Celebración de la Alianza de Amor

21 de abril de 2019


Basado en pensamientos del P. José Kentenich 


Cantar el lema: Padre, en amor vamos contigo a servir a la Iglesia.

Peregrinamos

LECTOR I    Como cada día de Alianza, venimos como PEREGRINOS a nuestro Santuario Nacional de la Solidaridad para pedirle a la Reina de la Solidaridad, que mire a nuestra Familia con misericordia y nos regale las gracias que necesitamos para prepararnos para coronarla como

Reina de la Alianza de Amor en la Victoriosidad Divina

LECTOR II Pedimos especialmente por las tres gracias de nuestro Santuario, pues como Familia de Schoenstatt, hemos decidido en este Año de los 100 años de Hörde, que nuestra estrategia espiritual para conquistar nuestra corona sea a través

de la vinculación al Santuario.

LECTOR III Míranos aquí a tus pies, Madre y Reina, pidiéndote que nos regales las gracias de cobijamiento, transformación y envío apostólico

TODOS          En tu Santuario estamos realmente… 

LECTOR I   La vida cotidiana está llena de tareas que surgen de nuestra misión en la tierra.  Tareas que son afines con nuestra personalidad, a esas característica únicas e irrepetibles que Dios pone en cada uno de nosotros para que podamos ser victoriosos en el cumplimiento de nuestra misión. 

LECTOR II   Hoy celebramos con gran regocijo la victoria más importante en la historia pues cambió el destino de la misma y la convirtió en historia de Salvación cuando JESÚS, EL MESIAS, EL SEÑOR, salva la humanidad caída por el pecado.

LECTOR III Hoy, profesamos con alegría que CRISTO HA RESUCITADO. Por eso, con inmenso agradecimiento asumimos fiel y filialmente el compromiso de vivir de acuerdo a la RESURRECCIÓN DEL SEÑOR pues, en la medida que lo logremos, seremos partícipes de la celebración en el cielo.

LECTOR I En Schoenstatt hemos sido bendecidos con la persona de nuestro Padre Fundador, quien con su vida de sacrificio, contribuyó a la tarea de Cristo de educar hombres nuevos nacidos de la Nueva y Eterna  Alianza de Amor que Él selló con su sangre y confirmó con  su resurrección.  El Padre Fundador sabía que el testamento de Jesús antes de sellar esa Nueva y Eterna Alianza fue su Madre.  Por eso nos regaló la certeza de que, si sellamos con ella una Alianza de Amor permaneceremos fieles, pues ella nos promete que: “Un Hijo de María Nunca Perecerá.”

LECTOR II HOY, Domingo de PASCUA, es el día más hermoso de la Primavera. Nos encontramos en el Santuario de la Solidaridad, verdadero Jardín de María. ¿Qué flores cultiva el Jardinero de la Mater, en este Jardín? ¡Sin duda, las más hermosas flores! Y todas como expresión del más puro y ardiente amor.  

LECTOR III 

¿ Conoces aquella tierra cálida y familiar que el Amor 

se ha creado, donde corazones nobles laten en la 

intimidad  y con alegres sacrificios se sobrellevan,

donde cobijándose unos a otros, arden y fluyen hacia

el corazón de Dios, donde con ímpetu brotan fuentes

de amor para saciar la sed de amor que padece el mundo ? 

Es mi terruño, es mi tierra de Schoenstatt. (P. José Kentenich, Hacia el Padre)

TODOS Padre, en amor vamos contigo a servir a la Iglesia

LECTOR I El hecho de la ausencia de amor y caridad repetidas veces en la vida de nuestro Padre Fundador, no fue obstáculo ni impedimento para que se desbordara en amor, ternura, atenciones, paternidad, hacia todos a su paso por la vida. Su libro de oraciones "Hacia el Padre," rebosa de referencias al amor y a la CARIDAD  empezando con la oración  matutina :     

" FORTALECIDO ME LEVANTO PADRE PARA REAVIVAR EL FUEGO DEL AMOR " 

LECTOR II   Y luego, en otras oraciones, el Padre Fundador repite esa referencia al amor: "Donde triunfa el amor y reinen la verdad y la justicia…" y "Mira con fe cómo el amor del Padre me acompañó en este día…" y también, "Con tu corazón entristecido por cuanto hicimos sin el debido amor…" No sólo en poesía y escritos expresa su convicción sobre la supremacía del amor, y la necesidad de vivir en Alianza de Amor, sino que a través de su vida santa y heroica demostró que todo se puede convertir en amor, a través de nuestros ofrecimientos al capital  de gracias. 

LECTOR III  Hoy celebramos que el amor ha triunfado. ¡Es día de la Victoriosidad! Suenan las campanas por la entrega del Verbo Encarnado que promete a los suyos prepararles una mansión en el cielo, si como Él, convertimos nuestro sufrimiento en amor.  Resucitó para probarnos que el amor no muere y para enseñarnos el camino del amor que nos invita cada día a morir con Él para resucitar con Él. ¡Jesús es nuestra Pascua!

LECTOR I Nuestro Padre Fundador siguió las huellas del Maestro sin fallar porque lo hizo desde el corazón  de su Madre: guiado por ella, iluminado, educado, protegido y sostenido por ella. 

LECTOR II   Su cruz fue tomando diferentes formas, en su niñez en el orfelinato, en su juventud en el seminario, en el sacerdocio; vivió las espinas y el dolor, angustia, crisis, rechazo. En Dachau ante la crudeza del  pecado y la maldad en contra de la dignidad humana el Padre Fundador se apoyó en la fuerza divina. El corazón del Padre confiado en la Victoriosa, la Madre Tres Veces Admirable,  pudo aguantar y afrontar todos los embates de la vida y vivirla en santidad, llevando consuelo a los perseguidos por el régimen del mal.

LECTOR III   El amor, la caridad, es el comienzo de una nueva vida, de una vida que no tendrá fin por toda la eternidad. Santa Teresita nos habla del amar por contraste, el cual sólo se logra por medio de la gracia. Amar a los que nos insultan o hacen daño, no ofenderse, no ser porfiado, corregir con modestia y humildad, recatada cordialidad, acomodarse al estado de ánimo del otro, no hablar mal del prójimo, ser benigno con todos y riguroso ó estricto con uno mismo, son expresiones de ese amor.

La perfección consiste en cumplir la voluntad de Dios y practicar la caridad, pues romper vínculos es romper esperanza. Solo el amor allana todas las diferencias. Solo los que aman experimentan la resurrección.

LECTOR I   El Padre Fundador nos enseña a saber responder a las necesidades del momento.  El verdadero amor, la caridad es tener sentido de lo apropiado.  El termómetro nos indica el momento adecuado y lo que nos pide, nos exige; distinguir entre lo correcto y lo incorrecto, lo adecuado y lo inoportuno. Necesitamos sensibilidad por las necesidades del momento y movernos como María a Aim Karim a servir a Isabel, su prima, apresuradamente sin atender a sus propias circumstancias. Saber dejar a Dios por Dios esperándonos para que cumplamos con su santa voluntad, porque su voluntad y su amor, su caridad, van cogidas de la mano, unidas una a la otra. 

LECTOR II   La profundidad del amor a Dios se mide en grados de amor en la vida espiritual. La llamamos JUSTICIA cuando le doy al otro lo que le corresponde; COMPASIÓN, cuando me uno al sentimiento del otro; BENEVOLENCIA, cuando tengo buena voluntad hacía el otro; GENEROSIDAD, cuando me doy por entero al otro.  

Llegar a AMAR hasta el sacrificio, hasta el perdón, hasta dar la vida es la meta sublime de los que aman, siendo, tal vez el ejercicio más difícil del amor, el morir cada día a nosotros mismos, o como lo llama nuestro Padre Fundador: la INSCRIPTIO.

LECTOR III   Cuán confundida está la humanidad en esta época que nos ha tocado vivir con relación al significado del término “AMOR”: tenemos tantas dificultades para comprender y vivir su real y auténtico significado.  La medida de las dificultades de los múltiples y variados obstáculos serán la medida de las gracias que necesitamos. Solos no podemos lograr nada. Por eso acudimos al Santuario y en compañía de  nuestro Padre Fundador para implorar a la Mater su poderosa intercesión en virtud de nuestra Alianza de Amor.  

LECTOR I   Ella, Inmaculada, Victoriosa, nos tiende su mano poderosa para socorrernos en nuestras necesidades y ayudarnos a vencer los males de la época que nos desvinculan de Dios y apagan la llama del amor en nuestras mentes y nuestros corazones. Hoy en la fiesta de la RESURRECCIÓN DEL SEÑOR le rogamos que bendiga a los hijos "sencillos, fieles y tontos" del Padre para que permanezcamos fieles al amor de Dios, demostrándole con nuestro servicio al prójimo, que cultivamos cada día heroicamente con auténtico amor. 

TODOS Padre, en amor vamos contigo a servir a la Iglesia

Reparamos 

LECTOR I Rezamos juntos en reparación por todos los agravios que se cometen en contra de la Iglesia

Padre, por la expiación de su sangre preciosa,

Jesús nos reconcilie

Con tu corazón entristecido

Por cuanto hicimos sin el debido amor.

Considera a María como Abogada nuestra 

Y escucha su petición de Madre;

Recibe con benignidad sus méritos

Y míranos paternalmente.

P. José Kentenich. Hacia el Padre. Consagración Nocturna, est. 365, 366.

Coronamos

LECTOR II Presentamos la Corona a nuestra Reina y le decimos:

Querida Madre, Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable, 

Reina de la Alianza de Amor en la Victoriosidad Divina:

Desde hace ya tiempo te elegimos como Reina de nuestros corazones; [en este día], queremos ceñir una corona en tus sienes, justamente en este día en el cual han sucedido cosas tan importantes para nosotros. Te queremos coronar en agradecimiento por todo lo que nos has regalado hasta este momento. Queremos coronarte como la Reina de nuestros corazones. Por eso escucha nuestra petición, nuestra promesa, nuestro juramento: ¡Recibe la corona que Dios tenía preparada para ti desde toda la eternidad! Sí, recibe la corona como Reina de nuestro corazón. ¡Recibe la corona Reina de nuestro corazón! 

(P. José Kentenich, Coronación de María en Liebfrauenhöhe, 30 de mayo de 1966)


PETICIONES

+Para que como cristianos resucitados podamos cumplir con la tarea y misión particular que Cristo nos ha encomendado. 

ROGUEMOS JUBILOSOS EN ESTE DÍA DE RESURRECCION ¡ALELUYA!

+Para que como miembros del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, fieles a la Alianza de Amor, podamos llevar esperanza al mundo por medio de nuestro ejemplo.

ROGUEMOS JUBILOSOS EN ESTE DÍA DE RESURRECCION ¡ALELUYA!

+Para que la Mater Victoriosa nos capacite para vencer todo obstáculo a una vida santa y heroica.

ROGUEMOS JUBILOSOS EN ESTE DÍA DE RESURRECCION ¡ALELUYA!

+Para que vinculados a Dios Padre por medio de la espiritualidad y pedagogía del Padre Fundador logremos conquistar corazones que sirvan con amor a la Iglesia y al prójimo.

ROGUEMOS JUBILOSOS EN ESTE DÍA DE RESURRECCION ¡ALELUYA!

+Para que la Iglesia reconozca las virtudes heroicas del Padre José Kentenich como contribución valiosa a la Iglesia de hoy en tiempos apocalípticos para gloria de Dios.

ROGUEMOS JUBILOSOS EN ESTE DÍA DE RESURRECCION ¡ALELUYA!

Espiritualmente en el Santuario Original y unidos a toda la Familia de Schoenstatt en Puerto Rico y en el mundo entero, renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre, Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable de Schoenstatt diciendo: Oh Señora mía …