Feliz Día de la Alianza

IMG_0434 (1).jpg

Celebración de la Alianza de Amor

18 de marzo de 2018

 

Basado en pensamientos del P. José Kentenich

 

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia la confianza divina.

LECTOR I       Cuaresma tiempo de prueba, tiempo de confianza en Dios, tiempo de no decidirnos por lo atractivo y fácil sino por la espera confiada de que sus promesas se cumplirán como hemos aprendido del Antiguo y Nuevo Testamento, de la vida de los santos, de la Iglesia y en nuestra propia vida cotidiana.

LECTOR II     Lo hemos aprendido también conociendo la vida del fundador de Schoenstatt, el P. José Kentenich, tan es así que una de las decisiones que él tomó libre y conscientemente poniendo en juego su vida se convierte en columna e hito histórico, fue el 20 de enero de 1942 sello de una vida digna y de la irrupción de lo divino en la vida de su Movimiento Apostólico de Schoenstatt.

La "Confianza Divina" brilla como estrella en la oscura realidad del nacionalsocialismo y en la conciencia de sus seguidores para despertar el llamado a una entrega diferente, entrega de la libertad exterior, no por capricho irrazonable, sino para ganar la libertad interior de una persona "recia, libre y sacerdotal". Esto lo hizo por los elegidos de su corazón, los miembros de Schoenstatt, los primeros, y los que le seguimos, tú y yo, hoy 2018.

LECTOR III    La falta de "Confianza Divina" en la Divina Providencia llevó a algunos ángeles a perder su cielo y ser enviados al Infierno Eterno. Mientras muchos han perdido su misión en el orden de la salvación por falta de confianza y por soberbia humana el Padre Kentenich con su "Confianza Divina" fue padre de los suyos desde la cruz en medio de la degradación más fuerte de la dignidad humana. Su tarea era imitar al Buen Pastor, Cristo Jesús. Es su pasión arriesgar la propia vida por sus ovejas. También la existencia de la obra de Schoenstatt.  Porque en aquel momento la obra por el fundada todavía no estaba suficientemente formada y desarrollada para poder existir sin su fundador.

TODOS           Padre, tu carisma guie la Familia hacia la confianza divina.

LECTOR I       Como en todos los movimientos también en Schoenstatt se prueba la verdadera fidelidad de sus seguidores.  Están los que pertenecen sólo exteriormente a la Familia, los que comparten sus ideas, su espiritualidad, su pedagogía. Y están los que forman parte interiormente de Schoenstatt, los que están dispuestos a jugarse por el Padre Fundador y su destino, a seguirle por el mismo camino de la cruz. 

"Aquí estoy Padre, para hacer tu voluntad", "En el Santuario quieres formar almas que siempre vivan sacerdotalmente (vinculados a Dios), que estén como diáconos al pie de la cruz y recorran con Cristo vías dolorosas." (P. José Kentenich, Hacia el Padre)

LECTOR II     Cuaresma, en los cincuenta años después de la partida del Padre Fundador a la Casa del Padre ¿cómo se encuentra la Familia de Schoenstatt 50 años después? Se encuentra en la lucha y en la conquista de una genuina solidaridad con el Padre Fundador, "COR UNUN IN PATRE". Las palabras que se pueden leer en la piedra angular de nuestro santuario, son la meta que perseguimos durante este Año del Padre José Kentenich.

Una familia que se sumerge en su historia sagrada como decía nuestro fundador "para beber en ella como en una fuente, la vida y las gracias que irrumpieron en los acontecimientos cumbres de esa historia sagrada. Así podremos enfrentar fecundamente la problemática del tiempo actual y responder a los desafíos que Dios nos plantea ahora."  Y lo hacemos profundizando en la Alianza de Amor con "Confianza Divina" llamados a ser antorchas de Confianza en Dios.

LECTOR III    Despertar el anhelo por la confianza porque sí existen personas en las que se puede confiar.  Quizás así podamos despertar al menos un poco de entusiasmo en este momento histórico que nos ha tocado vivir.  La palabra sin testimonio de vida es aire, las palabras no bastan, no convencen, no conquistan, no convierten. Tienen que demostrarse con el ejemplo, con las actitudes, con la solidaridad.

Encontramos en esta Cuaresma y este Año del Padre José Kentenich una Familia de Schoenstatt que reconoce sus defectos y limitaciones, pero a ejemplo de su fundador camina día a día en "Confianza Divina" para conquistar en un mundo apocalíptico y sumamente confundido corazones que sellen la Alianza de Amor con María, para la renovación moral y religiosa de nuestra isla.

TODOS           Padre, tu carisma guie la Familia hacia la confianza divina.

LECTOR I       Encontramos una Familia de Schoenstatt que anhela vencer todo obstáculo que se presente para impedir el logro de la solidaridad, de la santidad heroica de la vida diaria, que se oponga a las reglas que protegen la misión del Padre Fundador como él la pensó y la vivió.

Encontramos una Familia que entiende que la "idea predilecta" del Padre, la Alianza de Amor nos capacita para convertirnos en instrumentos aptos en las manos de la Mater para dar a este pueblo un nuevo destino, renovado, orante, sacrificado, que construya una sociedad libre de apegos mundanos que le apartan de Dios.

LECTOR II     La solidaridad tiene un precio, ese precio es la  "Confianza Divina"  que forma una misma tela con la fe y la esperanza.  No podemos esperar al momento crucial de nuestra vida para llenar la lámpara del aceite de la " Confianza Divina", sino como lo hizo el Padre Fundador quien diligentemente trabajó por la santificación de la vida diaria. Su decisión por la santidad, su gusto por el mundo sobrenatural y su fe practica en la Divina Providencia lo hizo “capaz” de dar el salto mortal, de arriesgar y ofrecer su vida aceptando ir al Campo de Concentración de Dachau.

LECTOR III    Este tiempo que es regalo de Dios a sus hijos amados sirve para examinarse, animar, verificar y encauzar nuestro camino de fe, de " Confianza Divina". La “Confianza Divina” se practica en las cosas cotidianas porque no es cuestión de "a veces", de "de vez en cuando", de "cuando me sienta inclinado". NO, es cuestión de hacerlo en cada paso del "Via Crucis" de nuestro diario vivir.

Cuando caemos una, dos y tres veces, cuando encontramos que debemos ayudar al prójimo o dejarnos ayudar por él, cuando somos condenados por los Pilatos de hoy, cuando nos rasgan las vestiduras del corazón, de la dignidad, o cuando nosotros las rasgamos a otros, cuando debemos defender nuestra fe y confianza en las verdades eternas y verdaderas, pero no nos conviene.

LECTOR I       En el momento de Dios por nuestro ejemplo de hijos del Padre Kentenich conquistaremos que el Padre sea reconocido oficialmente por la Iglesia que amó y ama como santo desde el cielo. No ha ido solo hacía el honor de los altares lo acompañan sus hijos como Don Joao, la Hna. M. Emilie, el P. Karl Laisner, José Engling, Gertrude, Mario, Barbara, Franz Reinish y otros.

Cada uno de nosotros en "Confianza Divina" si nos esforzamos entrando por la puerta estrecha y hermosa en Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable acompañaremos a nuestro Fundador, siervo de Dios el Padre José Kentenich al cielo.  Que así nos ayude Dios.

TODOS           Padre, tu carisma guie la Familia hacia la confianza divina.

LECTOR II     Recemos la Oración del Año Padre José Kentenich:

TODOS          

Padre y Dios nuestro, gracias por regalarnos en el Padre Kentenich un padre y profeta, testimonio vivo del Evangelio para nuestro tiempo, encendido por el Espíritu Santo.

¡Danos de su fuego y de su espíritu de fundador! Regálanos su amor ardiente a ti, a tu Hijo Jesús y a María. Haz que su carisma esté tan vivo en nosotros, que podamos plasmar el futuro de la Iglesia y la sociedad. Su visión sea nuestra visión: que en la fuerza de la Alianza de Amor surja un mundo nuevo, y dondequiera que vivamos y actuemos, podamos gestar una cultura de alianza.

Querido Padre Dios, te pedimos: concédele al Padre Kentenich el honor de los altares. Ábrele puertas a él y a su misión, para que conduzca a muchos a tu corazón, plenitud de vida. Te lo pedimos unidos a María, nuestra Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt, por Cristo nuestro Señor. Amén.

 

PETICIONES

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Por el Santo Padre el Papa Francisco, por la Iglesia, por sus obispos, sacerdotes, seminaristas y todos los miembros de la vida consagrada para que sean fieles a su compromiso de vivir por la salvación de las almas.

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Para que aprovechemos el tiempo de Cuaresma que resta y podamos vivir con profundidad y alegría la Pascua de Resurrección. 

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Para que la “Confianza Divina” brille como estrella refulgente en medio de las tinieblas de nuestras vicisitudes y pruebas de la vida.

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Para que con nuestra fidelidad a Schoenstatt conquistemos la solidaridad de la Familia para a hacer una realidad la obra del Padre Fundador y así seamos su carta de recomendación. Oremos pos su pronta canonización.

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Para que viviendo la espiritualidad del Padre Fundador podamos crecer como auténticos cristianos por la renovación moral, ética y religiosa de Puerto Rico. 

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre, Reina y Vencedora de Schoenstatt, rezando juntos, Oh Señora mía…