Feliz Día de la Alianza de Amor - Noviembre 2018

IMG_1058 3.JPG


Celebración de la Alianza de Amor

18 de noviembre de 2018


Basado en pensamientos del P. José Kentenich 


Cantar el lema: Padre, en amor vamos contigo a servir a la Iglesia.

Peregrinamos

LECTOR I ¡ALELUYA! ¡ALELUYA! celebramos el nacimiento de un profeta de María, celebramos133 años de la llegada del Padre Fundador a un pequeño pueblito, pequeño así como lo es nuestro corazón, al pequeño pueblo de Gymnich en Alemania. El 16 de noviembre de 1985 fue un día de alegrías y penas; las palabras " el amor tiene que ser más fuerte que el dolor" y "la Sonrisa Divina en medio del Llanto Humano” expresan lo que significó este nacimiento. La Santísima Virgen María siempre lo acompañó y lo llevó de la mano. Vivió ejemplarmente en Alianza de Amor con la Madre, por eso su vida nos urge a vivir nuestra vida en fidelidad a la Alianza especialmente en aquellos momentos en que el  peso de la Cruz dobla espalda y rodillas intentando obstaculizar, impedir o evadir el ascenso hacía el Calvario; pues el Calvario es para nosotros puerta del cielo.

LECTOR II Precisamente en el mes de noviembre celebramos la fiesta de la Iglesia Purgante y de la Iglesia Triunfante pues recordamos a los que partieron, unos cumpliendo la pena de la purificación, los fieles difuntos y otros los que partieron habiendo cumplido ya su tarea y pena y gozan de la presencia de Dios. De estos unos que por las virtudes heroicas de su vida, la Iglesia les regala la corona de santidad reconocida, "los santos". En este grupo encontramos al Padre José Kentenich, nuestro Fundador, camino al honor de los altares. Pero no va sólo lo acompañan los santos de Schoenstatt, sus hijos e hijas fieles, sencillos y tontos, los más amados de su corazón.

LECTOR III En este mes de noviembre cerraremos el año litúrgico 2018. Ha sido un año de recuperación, reverdecimiento, de recobrar fuerzas perdidas, de conquistar sueños destruidos, y de despertar a unas realidades empañadas, oscurecidas por las falsas sirenas del mundo para que, con valentía, podamos llevar a cabo la misión que este tiempo necesita de nosotros.

TODOS Padre, en amor vamos contigo a servir a la Iglesia.

LECTOR I Aquí y ahora, ¿cómo responde Schoenstatt a los desafíos de nuestros tiempos? Como lo hizo el Padre Kentenich:  “con el oído en el corazón de Dios y la mano en el pulso del tiempo”.  Otra de las formas con que Schoenstatt responde es con el Lema del Año que el Espíritu Santo inspira a la Familia de Schoenstatt reunida en Solidaridad en la Jornada de Dirigentes.  Cada Lema es como un eslabón que se une a los anteriores y da paso al próximo dando sentido a nuestra vida de hijos de Schoenstatt. A los profetas Dios les hablaba por medio de revelaciones directas, les señalaba su tarea, su "Ideal Personal”, su ideal de vida por medio de voces, apariciones, y de prodigios como pasó a Abraham, Moisés, Noé, David, Isaac, y a otros.  Nosotros no aspiramos a este tipo de revelación.

LECTOR II Aun así, por medio del Lema no damos golpes a ciegas, al aire sin sentido. El Lema nos dirige hacía el ideal de misión como tarea transcendental de vida, ideal de apostolado.  El Lema nos habla de la explicación y de la   finalidad profunda de la existencia terrenal en el sentido amplio del concepto de apostolado, que consiste en construir el Reino de Dios en la tierra a través de cualquier acto realizado según el querer divino y en estado de gracia. Así hablamos de un ideal de misión como lo mas genuino de cada uno en la construcción del Cristo total.

Nuestra vida personal y comunitaria se enriquece con los Lemas.  Cada Lema es una tarea confiada que cada miembro de la familia puede realizar y cumplir.  El Lema puede unirse al propósito particular fortaleciéndole, es una forma de santificarse heroicamente en la vida diaria. Cada palabra del Lema abre caminos diferentes a las diferentes personalidades de cada uno, a su ideal personal.  A las disposiciones e impulsos fundamentales del alma.

LECTOR III Esos impulsos fundamentales del alma se pueden considerar como disposiciones interiores y disposiciones exteriores. O sea, lo que Dios ha dispuesto para mí en mi interior y en lo que me rodea.  Las interiores constituyen a mi originalidad del alma, tal como las características genéticas constituyes el germen de originalidad de la semilla.  Semilla de azucenas produce azucenas, semilla de rosas produce rosas. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Y tú y yo, que producimos ?

LECTOR I Las disposiciones exteriores se refieren al contexto de la conducción providencial de Dios para cada persona, para cada familia, para cada grupo. Los factores entran en juego con el Lema, los factores fundamentales que rodean a una persona a lo largo de su vida influyen determinantemente en ella y son por esa razón expresiones de la voluntad del Creador, respecto a ella.  ?Cuáles son esos factores? Podemos enumerar entre otros, la época histórica en que nacemos, el país, los padres y su familia, el pueblo, escuela, amigos, acontecimientos que nos tocan vivir, etc. Todo aquello que independiente de la propia voluntad marcó la vida y mostró una línea de conducción de Dios.

LECTOR II En resumen, las disposiciones interiores se refieren, por lo tanto, a las aptitudes, cualidades y virtudes naturales de cada uno. Son sus habilidades y talentos, son modos de ser, de pensar, de sentir y de situarse en la realidad.

TODOS Padre, en amor vamos contigo a servir a la Iglesia.

LECTOR III Podemos apreciar que el Lema del Año nos ayuda  a seleccionar un propósito concreto como método de lucha ascética durante el día y el año entero.  Queda impreso más profundamente en la voluntad y en el corazón como un acto libre personal pero que –cuando es acompañado por cada miembro de la Familia en el mundo entero- se convierte en una hermosa guirnalda de amor depositada a los pies de la Madre Tres Veces Admirable y su Divino Hijo en el Santuario de Schoenstatt.

LECTOR I El miembro de Schoenstatt con el Lema expresa y asegura su vinculación a Dios, alimenta su vida espiritual asegurándola concretamente, brinda armonía al mundo de vinculaciones personales y comunitarias según el querer divino.  Cada día intenta hacer su Alianza de Amor una realidad con María. Es su contribución personal a su reinado y se convierte en contribuciones al Capital de Gracias.  Ese esfuerzo que debe ser en estado de gracia produce méritos y por medio de la Comunión de los Santos son ofrecidos por el prójimo, por los Peregrinos al Santuario desde donde brotan manantiales de Cobijamiento, Transformación Interior y Fecundidad Apostólica.

Nosotros gozamos del privilegio de entregar a la Mater los méritos del esfuerzo diario por santificarnos realizando nuestro Ideal Personal y Lema unidos a fin de que Ella los reparta como desee y a quien quiera.

LECTOR II El Ideal Personal es la aportación de cada uno a lo que es el Movimiento Apostólico de Schoenstatt, es único y de inmenso valor, forma un hermoso mosaico que representa como cada cual vive la Alianza de Amor y como cumple con su misión de acuerdo a la espiritualidad y pedagogía del Padre Kentenich, contribuyendo a educar y formar un hombre nuevo en una nueva comunidad.

LECTOR III Es con agradecimiento, entusiasmo y fortaleza de intención que los hijos " sencillos, fieles y tontos " del Padre Fundador confiamos y nos comprometemos  vivir nuestro nuevo Lema de 2019 “Padre, en amor vamos contigo a servir a la Iglesia”, que así nos ayude Dios. Ese es nuestro regalo de cumpleaños. ¡Felicidades Padre, siempre en nuestro corazón, te amamos!

TODOS: Padre tu alianza nuestra vida, tu misión nuestra conquista. 

Reparamos 

LECTOR I Rezamos juntos en reparación por todos los agravios que se cometen en contra de la Iglesia

Padre, por la expiación de su sangre preciosa,

Jesús nos reconcilie

Con tu corazón entristecido

Por cuanto hicimos sin el debido amor.

Considera a María como Abogada nuestra 

Y escucha su petición de Madre;

Recibe con benignidad sus méritos

Y míranos paternalmente.

P. José Kentenich. Hacia el Padre. Consagración Nocturna, est. 365, 366.


Coronamos


LECTOR II Presentamos la Coroana a nuestra Reina y le decimos:

Querida Madre, Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable, 

Reina de la Alianza de Amor en la Victoriosidad Divina:

Desde hace ya tiempo te elegimos como Reina de nuestros corazones; [en este día], queremos ceñir una corona en tus sienes, justamente en este día en el cual han sucedido cosas tan importantes para nosotros. Te queremos coronar en agradecimiento por todo lo que nos has regalado hasta este momento. Queremos coronarte como la Reina de nuestros corazones. Por eso escucha nuestra petición, nuestra promesa, nuestro juramento: ¡Recibe la corona que Dios tenía preparada para ti desde toda la eternidad! Sí, recibe la corona como Reina de nuestro corazón. ¡Recibe la corona Reina de nuestro corazón! 

(P. José Kentenich, Coronación de María en Liebfrauenhöhe, 30 de mayo de 1966)


PETICIONES

LECTOR III Anhelando que en el cumpleaños del Padre Fundador lluevan ricos dones del cielo, oramos para que los hijos espirituales del P. José Kentenich nos esforcemos por conquistar la santidad heroica de la vida diaria  como también logremos conquistar espiritualmente su canonización. Roguemos. 

TODOS: Padre tu alianza nuestra vida, tu misión nuestra conquista. 

Para que por medio de la profundización del Lema del año nos vinculemos aún más a Dios, brindemos armonía al mundo que nos rodea y podamos servir con misericordia a los más necesitados. Roguemos.

TODOS: Padre tu alianza nuestra vida, tu misión nuestra conquista. 

LECTOR I Oremos por los sacerdotes.


Oh Jesús que has instituido el sacerdocio para continuar en la tierra

la obra divina de salvar a las almas

protege a tus sacerdotes

en el refugio de tu SAGRADO CORAZÓN.

Guarda sin mancha sus MANOS CONSAGRADAS,

que a diario tocan tu SAGRADO CUERPO,

y conserva puros sus labios teñidos con tu PRECIOSA SANGRE.

Haz que se preserven puros sus Corazones,

marcados con el sello sublime del SACERDOCIO,

y no permitas que el espíritu del mundo los contamine.

Aumenta el número de tus apóstoles,

y que tu Santo Amor los proteja de todo peligro.

Bendice Sus trabajos y fatigas,

y que como fruto de su apostolado obtenga la salvación de muchas almas

que sean su consuelo aquí en la tierra y su corona eterna en el Cielo. Amén.

(Oración de Santificación por los Sacerdotes, de Santa Teresita del Niño Jesús)


TODOS: Padre, en amor vamos contigo a servir a la Iglesia.

Padre Celestial te agradecemos por haber escogido al P. Jose Kentenich como un Profeta de María y como instrumento en las manos de María porque por medio de él le haz regalado a la Iglesia un nuevo carisma. Te rogamos por su pronta canonización para que por medio de la Obra de Schoenstatt muchas más personas encuentren el camino que nos lleva a ti. Roguemos. ROGUEMOS…

TODOS: Padre, en amor vamos contigo a servir a la Iglesia.

Espiritualmente en el Santuario Original y unidos a toda la Familia de Schoenstatt en Puerto Rico y en el mundo entero, renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre, Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable de Schoenstatt diciendo:

Oh Señora mía …