MOVIMIENTO APOSTÓLICO DE SCHOENSTATT PUERTO RICO

20 DE AGOSTO DE 2017

 

CELEBRACIÓN DE LA ALIANZA DE AMOR

BASADA EN PENSAMIENTOS DEL PADRE JOSÉ KENTENICH

LECTOR I LA SANTIDAD HEROICA DE LA VIDA DIARIA nos recuerda dos expresiones del Padre José Kentenich, una es "la sonrisa divina en medio del llanto humano" y otra de un conocido autor, " es preciso saber florecer ahí donde Dios nos sembró". HEROICA porque se fundamenta en lo sobrenatural por lo que podemos decir "CON DIOS TODO, SIN DIOS NADA," "TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE"," UN HIJO DE MARÍA, NUNCA PERECERÁ," "SOBRE TU PALABRA, ECHARÉ LA RED."

Palabra, don, tarea, que enciende la llama del amor en nuestro corazón para vivirla. Todos vemos lo creado, pero ¿quién ve la creación a la luz de la fe, en ella una obra maestra de Dios la manifestación del poder Divino, de la majestad Divina?

En la conducción de la historia del mundo y de la salvación Dios no se aparta ni por un milímetro de las líneas trazadas por Él y las leyes inscritas en su creación. Pero también y más aún es el Dios del amor que siempre pone la verdad, la justicia y la santidad al servicio del amor. Gobierna al mundo con amor, es cercano y personal.

El fin de la creación es la unión de amor de Dios con nosotros. La fe tiene que plasmar, formar y transformar todo el hombre. Santidad, llamado, forma de piedad laical, renovación de las promesas del Bautismo, del compromiso de vida, son expresión de una vida vivida a luz del Evangelio que da luz al mundo, vinculando al mundo con su Creador. En Schoenstatt vivimos nuestra fe bajo la protección de María, la Madre Tres Veces Admirable, Madre, Reina y Educadora Victoriosa.

TODOS: MANTÉN EN ALTO EL CETRO, MATER, PROTEGE A TU REINO DE SCHOENSTATT
LECTOR II No dejemos que las falsas promesas de este mundo nos desvíen del camino trazado porJesús para llegar al cielo.

El Padre Kentenich, cuyo carisma se define como instrumento en las manos de María, fue terreno fértil donde Dios sembró su palabra, la semilla de santidad germinó y dio fruto no solamente en el campo de su corazón sino también en otros campos.

El hombre y la mujer de hoy necesitna desesperadamente ver lo Divino en otro ser humano, busca santidad vivida. A esta ansia humana responde claramente la santidad de la vida diaria. Esta santidad debe establecer la debida proporción que como todos palpamos se ha visto conmovida con violencia por las hondas crisis culturales de los tiempos modernos.

Es Dios quien hace lo principal. No lo olvidemos, nuestra actividad desempeña un papel secundario. Sin ella no hay verdadera santidad. Por nuestra parte tenemos que defender, acrecentar y hacer fructífera la vida divina. La defensa es necesaria, imprescindible porque es un Juego de Amor entre dos. Son muchos los enemigos poderosos que la amenazan. Los enemigos de afuera se llaman: el maligno y el espíritu mundano.

Los de adentro son: la codicia, la soberbia, la concupiscencia de la carne. De todos estos enemigos nos defendemos con las exigencias de la Alianza en Schoenstatt, profundización de la Alianza de Amor, además de la Santa Misa y Comunión, recepción de los Sacramentos, Consejos Evangélicos, vinculación real y verdadera a Dios y su Santísima Madre, servicio desinteresado al prójimo, a quien debemos amar como a nosotros mismos.

TODOS: MANTÉN EN ALTO EL CETRO, MATER, PROTEGE A TU REINO DE SCHOENSTATT

LECTOR III La santidad es constante y continua, "nunca sale de vacaciones". No se pone unos espejuelos diferentes para actuar de acuerdo con conveniencias mundanas que nos separan y alejan de los valores morales y religiosos de nuestra fe vivida. No se puede estar con Dios y con el Diablo. No podemos cambiar el significado verdadero de las cosas, de las acciones a nuestro querer para acomodarlas a nuestras necesidades o caprichos.

La Santidad Heroica de la Vida Diaria nos capacita, nos permite permanecer incólumes, firmemente arraigados a Dios en medio de las tormentas que despiadadamente nos golpean, tentaciones, enfermedades, crisis, tristezas, desgracias de la vida que nos azotan como huracán para debilitar nuestra fe y confianza en Dios.

No podemos olvidar que el león rugiente nos acecha en cada momento de nuestras vidas. No podemos dejar que las experiencias negativas y dolorosas experimentadas en una estación de la vida nos impida seguir luchando sin detenernos por la depresión, porque son cuatro las estaciones, verano, otoño, invierno y la eterna primavera, camino hacia el cielo.

La Santidad Heroica de la Vida Diaria es la "Perla Preciosa " del Evangelio, él que la encuentra vende todo lo que tiene y la compra, la adquiere porque de ella depende por toda la eternidad, no por un ratito, la felicidad eterna que es para lo que fuimos creados.

Oportunidad que no se puede ignorar, desperdiciar, dejar a un lado, "toma tu cruz cada día y sígueme", sigue la Verdad, el Camino y la Vida de la Santidad que es Jesús. Y eso fue lo que hizo el Padre Kentenich en cada momento de su vida, desde su niñez en Gymnich, en el hogar de sus abuelos, en el "Infierno terrenal" de Dachau, en la separación difícil de su Obra, hasta entregar su vida en el Ara Del Altar en el Monte de la Trinidad en Schoenstatt.

La dura prueba del Campo de Concentración fue entendida por el Padre Kentenich e interpretada por la familia de Schoenstatt como una invitación de Dios. Todos los días recibimos invitaciones del Padre Eterno, ¿lo entendemos?

Santidad es la invitación de Dios para ser otro Cristo, es el esfuerzo por asemejarse a Cristo, de la manera más perfecta posible, y mantenerse abiertos a las gracias especiales que Dios otorga y suele unir a los tiempos de prueba.

En las pruebas es cuando olvidándonos de todo aquello que nos mantiene atareados como Marta y nos convierte en María, nos cobijamos real y verdaderamente en Dios, en los brazos de la Mater en el Santuario junto a Jesús Sacramentado. Es cuando el alma alcanza un alto grado de recogimiento y se abre a las inspiraciones del Espíritu Santo y logra dentro de la tristeza una permanente alegría espiritual. Ha encontrado la participación de la vida gloriosa del Señor y la libertad cristiana, hombres y mujeres "fieles, sencillos y tontos" para dar gloria a Dios, santos de la vida diaria heroica con "LA SONRISA DE DIOS EN EL LLANTO HUMANO" y con la certeza de que "Un Hijo de María, Nunca Perecerá".

Viviendo la Santidad Heroica de la Vida Diaria nos convertimos en instrumentos aptos en las manos de la Mater. En cuanto forma de vida supone, el Padre Fundador nos enseña, el desprendimiento de sí mismo, especialmente de la voluntad enferma y también de una vinculación total o entrega total y dependiente. Se caracteriza por un gran coraje e inconsolable ánimo de conquista.

Proporciona algo especialmente importante en el tiempo actual lleno de tanta ansiedad " una seguridad que libera" y finalmente porque es el Dios Vivo quien actúa a través del instrumento una "abundante fecundidad" y todo fruto de la santidad como la de nuestro modelo, el fundador y Padre, José Kentenich.

TODOS: MANTÉN EN ALTO EL CETRO, MATER, PROTEGE A TU REINO DE SCHOENSTATT

LECTOR I En este mes de agosto celebramos la fiesta de la Asunción de María. En cuerpo y alma la Santísima Virgen María es llevada a la Casa del Padre. ¿Porqué la Iglesia celebra este dogma como una solemnidad?

Porque dijo "Sí" a Dios, a su Invitación, a su llamado, a su tarea, a su don, a su compromiso, a su sacrificio, a su amor. No fue un sí a los placeres del mundo, a las vanidades, a los pequeños y grandes caprichos a los que nos atan nuestra debilidad espiritual y física. Es la Santidad de María la que golpe tras golpe del martillo de la Crucifixión de su Hijo amado vivió mucho antes del momento. Toda su vida en Santidad Heroica de la Vida Diaria.

Por ello "ASUNTA AL CIELO" desde donde hace su trabajo cotidiano teje en la rueca del tiempo a favor de sus hijos predilectos y a aquellos que viven en Alianza de Amor.

TODOS: MANTÉN EN ALTO EL CETRO, MATER, PROTEGE A TU REINO DE SCHOENSTATT

PETICIONES

PARA QUE ESTEMOS SIMPRE CONSCIENTES DE NUESTRO COMPROMISO DE SANTIDAD HEROICA DE LA VIDA DIARIA, OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

MOVIMIENTO APOSTÓLICO DE SCHOENSTATT PUERTO RICO 20 DE AGOSTO DE 2017

PARA QUE, EN MEDIO DE LA DESGRACIA, EL SUFRIMIENTO, LAS TRIBULACIONES Y LA PRUEBA PODAMOS RESPONDER A DIOS Y AL PRÓJIMO CON UNA "SONRISA DIVINA EN MEDIO DEL LLANTO HUMANO". OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

PARA QUE CON NUESTRAS ACTITUDES SANTAS Y HEROICAS ENDULCEMOS Y ALEGREMOS LA VIDA Y NECESIDADES DEL PROXIMO Y DEL PROJIMO. OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

PARA QUE PODAMOS FLORECER EN LAS CIRCUMSTANCIAS QUE NOS RODEAN SIEMPRE COMO HIJOS PREDILECTOS DEL PADRE "SENCILLOS, FIELES Y TONTOS ". OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

POR EL SANTO PADRE Y LA IGLESIA, POR EL ETERNO DESCANSO DEL PADRE GUILLERMO ESTERS Y LA PRONTA CANONIZACION DEL PADRE KENTENICH. OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

Renovamos la Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable, la Asunta a los Cielos y esperanza nuestra diciendo. Oh Señora mía, oh Madre mía...