Fiesta Nacional de la Familia de Schoenstatt en Puerto Rico, Enero 2017

Movimiento Apostólico de Schoenstatt-Puerto Rico

 

Celebración de la Alianza de Amor

15 de enero de 2017

 

75 Aniversario del Jardín de María

y del Segundo Hito de Schoenstatt,

el 20 de enero de 1945

 

Canción         Caminando en la Alianza

Hna. María    Saludo y bienvenida

Canción         María Luz de Esperanza

LECTOR I       María, tú eres nuestra luz de Esperanza porque Dios puso sus ojos en ti. En ti Dios encontró un Jardín en el cual se podía deleitar, tú has sido para Él un nuevo Edén.

LECTOR II     María, por siglos el universo entero esperó la venida del Mesías que nació de ti. ¡Con cuanta esperanza anhelaba el mundo tu sí!

LECTOR I       No solamente el pueblo de Israel esperaba al Salvador, también paganos, gentiles y culturas enteras anhelaban el nacimiento del hombre y la mujer ideal.

Estribillo      María Luz de Esperanza

LECTOR I       Al llegar la plenitud de los tiempos el Dios eterno pronunció las palabras: “¡Hágase María!” Y se hizo María. El único ser que encarna la idea original de Dios respecto al hombre se hizo realidad. (María Signo de Luz, P. José Kentenich, párr. #20)

LECTOR II     ¡Ave, María Inmaculada!

LECTOR I       Así la saludamos. Las hijas de Israel, y todos los hombres de la tierra, pueden haber reunido tesoros como: honores, obras de alcance histórico, belleza, bienes y riquezas materiales, pero tú los superaste a todos. ¿Por qué? Porque en ti, hizo maravillas el dedo de Dios, la mano del Todopoderoso, la mano de la Misericordia y de la Bondad. (María Signo de Luz, P. José Kentenich, párr. #17)

Estribillo      María Luz de Esperanza

(Entra estrellita al escenario y se pone de pie al lado del Niñito Jesús)

LECTOR I       María, eres para nosotros luz de esperanza por tu anhelo, por tu sí y por tu entrega fiel.

LECTOR II     María, tú eres estrella de esperanza por tu anhelo, como hija del pueblo de Israel, del pueblo de la Alianza, los superaste a todos en tu anhelo por el Redentor. Fuiste como imán que atrajo a Dios. Este anhelo por Dios te llevó a conservarte en estado de gracia, a estar siempre dispuesta a cumplir la voluntad de Dios y a darte en una entrega total para que se cumpliese la promesa.

LECTOR I       Por tu anhelo Virgen María, Dios vino a nosotros en medio de la oscuridad.

LECTOR II     María, tú eres estrella de esperanza por tu Sí. Parte del misterio de la Encarnación es que el Dios Omnipotente se hace dependiente de tu respuesta, de la respuesta de una creatura. Y tú no lo decepcionaste pues jamás te enalteciste si no que te reconociste y te llamaste a ti misma la humilde esclava del Señor. Siempre obediente diste paso a la realización del plan de salvación, por tu sí nació el Sol de Cristo para alumbrar al mundo.

LECTOR I       María, tú eres para nosotros estrella de esperanza por tu entrega fiel. Tú pusiste tu esperanza en el Mesías y en una confianza total te entregaste a Dios, a sus deseos y planes. Esta entrega fue incondicional pues jamás retiraste tu sí. Le demostrarte tu fidelidad al Padre Dios por medio de tu servicio silencioso a la Sagrada Familia de Nazaret.

Estribillo      María Luz de Esperanza

LECTOR I       También en la Historia de Schoenstatt, tú María, nos has alumbrado como Estrella de Esperanza. Te estableciste en Schoenstatt desde el 18 de octubre de 1914, para brillar aún más y darnos a los hijos del tiempo actual la esperanza de la salvación.

LECTOR II     Escogiste al P. José Kentenich como tu instrumento y surgió en el siglo XX una nueva esperanza, un nuevo estilo de vida para forjar la nueva persona querida por Dios.

Canción         Tiempos de Esperanza (versos 1 y 2)

(Entra el P. Kentenich y la Hna. Mariengard al escenario)

LECTOR I       El acto de nuestro Padre Fundador, del 20 de enero de 1942, afianzó a la Familia de Schoenstatt al mundo sobrenatural. A pesar de que sus seguidores se opusieron al encarcelamiento por la Gestapo del Padre Kentenich y le pidieron que solicitara un segundo examen físico por el médico de la cárcel para que este a su vez declarara que el Padre Kentenich es incompetente para un campo de concentración, el Padre Fundador buscó la verdadera libertad. Él escribió desde la cárcel acerca del propósito de sus acciones:

LECTOR III    “Mi alejamiento y mis cadenas son el precio de rescate por el cobijamiento y libertad de toda la Familia. Luchen por el verdadero arraigo y la libertad en Dios. Pero tengan en cuenta que somos libres para Dios en la medida en que nos hacemos libres de nosotros mismos, de toda voluntad y deseos propios.” (Carta del Carmelo, comienzos de diciembre, 1941)

LECTOR I       Las siguientes palabras escritas en la Navidad del 1941 nos hablan de su acto de Inscriptio:

LECTOR III    “De todo corazón dono gustoso al Buen Dios la pérdida de mi libertad. Estoy dispuesto a soportarla en todas las formas posibles, hasta el fin de mi vida, si con ello pago el precio necesario para la perdurabilidad, la santidad y la fecundidad de ustedes y de toda la Familia, hasta el fin de los tiempos.

Mi estadía aquí es una prueba mayor para ustedes que para mí; así como mi destino es el destino de la Familia. Estoy aquí no por causa mía o por causa de alguna torpeza, sino por causa de la Familia, tanto de los más próximos como de los más lejanos.”

LECTOR II     El Acto de Inscriptio como acto de solidaridad con la Familia es luz de esperanza para todos nosotros.

Canción         Hacia Tiempos de Esperanza (versos 3 y 4)

LECTOR II     En medio de tanta incertidumbre y anhelo por la liberación del Padre Fundador de la prisión nació el Jardín de María. La historia ocurrió así:

LECTOR I       Hace 75 años atrás, en el pueblo de Coblenza, en Alemania, mientras se celebraba la Navidad en el Hospital de San José una hermana de María de Schoenstatt escribía una carta al Niñito Jesús con estas palabras:

LECTOR II     “Querido Niño Jesús: Pronto descenderás a la tierra en la Nochebuena y aún no he escrito lo que quiero que me traigas. Cada año traes muchas cosas lindas a los niños que se portan bien. Yo renuncio con gusto a todas ellas con tal que vuelva el Padre. Este año tengo que pedirte algo muy grande. Hace ya mucho tiempo que nuestro querido Padre está lejos de nosotras y nosotras lo extrañamos. ¿Podrías enviarle un ángel al Padre para que lo visite, cuando desciendas a la Tierra en Nochebuena? Entonces de pronto, su celda se iluminaría, el ángel le diría: ‘No temas: te anuncio una gran alegría.  Hoy, en Schoenstatt, ha nacido el Salvador. Apresúrate y vete al Santuario; allí hallarás al Niño en brazos de su Madre’. Y entonces vendrían muchos ángeles para allanarle el camino al Padre hacia el pequeño Santuario. Allí contemplaría el Milagro de la Nochebuena. (…)”

LECTOR I       La Hermana se llamaba Mariengard, nombre que significa jardín de María. La Hermana cree que el Niñito Jesús puede cumplir cualquier deseo por lo tanto pide que ocurra el Milagro de la Nochebuena, que el Padre Kentenich regrese a Schoenstatt para la Navidad ya que había estado varios meses encerrado en la cárcel de Coblenza. El Padre Kentenich había sido detenido por la Gestapo, la policía secreta nazi, desde el mes de septiembre. La superiora de la Hermana Mariengard le hace llegar la carta por medio de correo clandestino al Padre Fundador a la cárcel en la Nochebuena del año 1941.  Al recibir la carta en su celda el Padre Fundador la lee y la contesta así:

LECTOR III    “Mi querida y pequeña Mariengard. Cumpliré tu deseo cuando tu corazón y el corazón de toda nuestra Familia (de Schoenstatt) se haya convertido en un floreciente Jardín de María. Por lo tanto, el cumplimento, de tu deseo, ‘el Milagro de la Noche Buena’, está en tus manos y en la de todos los hijos de Schoenstatt. Apresúrense para que no sea demasiado tarde. (…)”

LECTOR I       De esta forma nació el “Jardín de María”, primero en la comunidad de hermanas que vivían en el Hospital San José y luego se expandió a toda la Familia. Las Hermanas se esforzaron por encarnar las glorias de María representadas en las flores de un jardín. Ellas ofrecieron todos sus esfuerzos para que el Padre Fundador fuese liberado. Su liberación y llegada a Schoenstatt ocurrió el 22 de mayo de 1945, fecha en la cual conmemoramos el Primer Milagro de la Noche Buena. Desde entonces él mismo se encargó de que el Jardín de María se extendiera por toda la Familia de Schoenstatt en el mundo entero.

LECTOR II     El Jardín de María fue para el Padre Fundador un gran signo de esperanza.

Lema  Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       El Jardín de María continúa siendo para el Padre Fundador y su Familia de Schoenstatt una estrella de esperanza. Escuchemos varios testimonios de miembros de nuestra Familia de Schoenstatt en Puerto Rico:

Testimonio de un miembro del Jardín de María de la Liga de Madres y Señoras.

Testimonio de un matrimonio que aspira entrar al Jardín de María.

Testimonio de un matrimonio miembro del Jardín de María.

Canción         Hacia Tiempos de Esperanza (versos 1 y 2)

Al finalizar la Santa Misa los invitamos a todos subir al Santuario para renovar nuestra Alianza de Amor en el espíritu del 20 de enero de 1942. 

 

Referencias

 

Autorretrato del Padre Kentenich. Su Misterio Interior. P. Juan Pablo Catoggio. Editorial Patris. 1991

Solidaridad de Destinos. Textos Autobiográficos. P. José Kentenich. Editorial Patris. 1990

El Jardín de María y el 20 de enero. P. Rafael Fernández de A. Editorial Patris S.A. 1992

María Signo de Luz. P. José Kentenich. Hermanas Marianas, Nuevo Schoenstatt, Argentina