Feliz Día de la Alianza

IMG_0434 (1).jpg

Celebración de la Alianza de Amor

18 de marzo de 2018

 

Basado en pensamientos del P. José Kentenich

 

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia la confianza divina.

LECTOR I       Cuaresma tiempo de prueba, tiempo de confianza en Dios, tiempo de no decidirnos por lo atractivo y fácil sino por la espera confiada de que sus promesas se cumplirán como hemos aprendido del Antiguo y Nuevo Testamento, de la vida de los santos, de la Iglesia y en nuestra propia vida cotidiana.

LECTOR II     Lo hemos aprendido también conociendo la vida del fundador de Schoenstatt, el P. José Kentenich, tan es así que una de las decisiones que él tomó libre y conscientemente poniendo en juego su vida se convierte en columna e hito histórico, fue el 20 de enero de 1942 sello de una vida digna y de la irrupción de lo divino en la vida de su Movimiento Apostólico de Schoenstatt.

La "Confianza Divina" brilla como estrella en la oscura realidad del nacionalsocialismo y en la conciencia de sus seguidores para despertar el llamado a una entrega diferente, entrega de la libertad exterior, no por capricho irrazonable, sino para ganar la libertad interior de una persona "recia, libre y sacerdotal". Esto lo hizo por los elegidos de su corazón, los miembros de Schoenstatt, los primeros, y los que le seguimos, tú y yo, hoy 2018.

LECTOR III    La falta de "Confianza Divina" en la Divina Providencia llevó a algunos ángeles a perder su cielo y ser enviados al Infierno Eterno. Mientras muchos han perdido su misión en el orden de la salvación por falta de confianza y por soberbia humana el Padre Kentenich con su "Confianza Divina" fue padre de los suyos desde la cruz en medio de la degradación más fuerte de la dignidad humana. Su tarea era imitar al Buen Pastor, Cristo Jesús. Es su pasión arriesgar la propia vida por sus ovejas. También la existencia de la obra de Schoenstatt.  Porque en aquel momento la obra por el fundada todavía no estaba suficientemente formada y desarrollada para poder existir sin su fundador.

TODOS           Padre, tu carisma guie la Familia hacia la confianza divina.

LECTOR I       Como en todos los movimientos también en Schoenstatt se prueba la verdadera fidelidad de sus seguidores.  Están los que pertenecen sólo exteriormente a la Familia, los que comparten sus ideas, su espiritualidad, su pedagogía. Y están los que forman parte interiormente de Schoenstatt, los que están dispuestos a jugarse por el Padre Fundador y su destino, a seguirle por el mismo camino de la cruz. 

"Aquí estoy Padre, para hacer tu voluntad", "En el Santuario quieres formar almas que siempre vivan sacerdotalmente (vinculados a Dios), que estén como diáconos al pie de la cruz y recorran con Cristo vías dolorosas." (P. José Kentenich, Hacia el Padre)

LECTOR II     Cuaresma, en los cincuenta años después de la partida del Padre Fundador a la Casa del Padre ¿cómo se encuentra la Familia de Schoenstatt 50 años después? Se encuentra en la lucha y en la conquista de una genuina solidaridad con el Padre Fundador, "COR UNUN IN PATRE". Las palabras que se pueden leer en la piedra angular de nuestro santuario, son la meta que perseguimos durante este Año del Padre José Kentenich.

Una familia que se sumerge en su historia sagrada como decía nuestro fundador "para beber en ella como en una fuente, la vida y las gracias que irrumpieron en los acontecimientos cumbres de esa historia sagrada. Así podremos enfrentar fecundamente la problemática del tiempo actual y responder a los desafíos que Dios nos plantea ahora."  Y lo hacemos profundizando en la Alianza de Amor con "Confianza Divina" llamados a ser antorchas de Confianza en Dios.

LECTOR III    Despertar el anhelo por la confianza porque sí existen personas en las que se puede confiar.  Quizás así podamos despertar al menos un poco de entusiasmo en este momento histórico que nos ha tocado vivir.  La palabra sin testimonio de vida es aire, las palabras no bastan, no convencen, no conquistan, no convierten. Tienen que demostrarse con el ejemplo, con las actitudes, con la solidaridad.

Encontramos en esta Cuaresma y este Año del Padre José Kentenich una Familia de Schoenstatt que reconoce sus defectos y limitaciones, pero a ejemplo de su fundador camina día a día en "Confianza Divina" para conquistar en un mundo apocalíptico y sumamente confundido corazones que sellen la Alianza de Amor con María, para la renovación moral y religiosa de nuestra isla.

TODOS           Padre, tu carisma guie la Familia hacia la confianza divina.

LECTOR I       Encontramos una Familia de Schoenstatt que anhela vencer todo obstáculo que se presente para impedir el logro de la solidaridad, de la santidad heroica de la vida diaria, que se oponga a las reglas que protegen la misión del Padre Fundador como él la pensó y la vivió.

Encontramos una Familia que entiende que la "idea predilecta" del Padre, la Alianza de Amor nos capacita para convertirnos en instrumentos aptos en las manos de la Mater para dar a este pueblo un nuevo destino, renovado, orante, sacrificado, que construya una sociedad libre de apegos mundanos que le apartan de Dios.

LECTOR II     La solidaridad tiene un precio, ese precio es la  "Confianza Divina"  que forma una misma tela con la fe y la esperanza.  No podemos esperar al momento crucial de nuestra vida para llenar la lámpara del aceite de la " Confianza Divina", sino como lo hizo el Padre Fundador quien diligentemente trabajó por la santificación de la vida diaria. Su decisión por la santidad, su gusto por el mundo sobrenatural y su fe practica en la Divina Providencia lo hizo “capaz” de dar el salto mortal, de arriesgar y ofrecer su vida aceptando ir al Campo de Concentración de Dachau.

LECTOR III    Este tiempo que es regalo de Dios a sus hijos amados sirve para examinarse, animar, verificar y encauzar nuestro camino de fe, de " Confianza Divina". La “Confianza Divina” se practica en las cosas cotidianas porque no es cuestión de "a veces", de "de vez en cuando", de "cuando me sienta inclinado". NO, es cuestión de hacerlo en cada paso del "Via Crucis" de nuestro diario vivir.

Cuando caemos una, dos y tres veces, cuando encontramos que debemos ayudar al prójimo o dejarnos ayudar por él, cuando somos condenados por los Pilatos de hoy, cuando nos rasgan las vestiduras del corazón, de la dignidad, o cuando nosotros las rasgamos a otros, cuando debemos defender nuestra fe y confianza en las verdades eternas y verdaderas, pero no nos conviene.

LECTOR I       En el momento de Dios por nuestro ejemplo de hijos del Padre Kentenich conquistaremos que el Padre sea reconocido oficialmente por la Iglesia que amó y ama como santo desde el cielo. No ha ido solo hacía el honor de los altares lo acompañan sus hijos como Don Joao, la Hna. M. Emilie, el P. Karl Laisner, José Engling, Gertrude, Mario, Barbara, Franz Reinish y otros.

Cada uno de nosotros en "Confianza Divina" si nos esforzamos entrando por la puerta estrecha y hermosa en Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable acompañaremos a nuestro Fundador, siervo de Dios el Padre José Kentenich al cielo.  Que así nos ayude Dios.

TODOS           Padre, tu carisma guie la Familia hacia la confianza divina.

LECTOR II     Recemos la Oración del Año Padre José Kentenich:

TODOS          

Padre y Dios nuestro, gracias por regalarnos en el Padre Kentenich un padre y profeta, testimonio vivo del Evangelio para nuestro tiempo, encendido por el Espíritu Santo.

¡Danos de su fuego y de su espíritu de fundador! Regálanos su amor ardiente a ti, a tu Hijo Jesús y a María. Haz que su carisma esté tan vivo en nosotros, que podamos plasmar el futuro de la Iglesia y la sociedad. Su visión sea nuestra visión: que en la fuerza de la Alianza de Amor surja un mundo nuevo, y dondequiera que vivamos y actuemos, podamos gestar una cultura de alianza.

Querido Padre Dios, te pedimos: concédele al Padre Kentenich el honor de los altares. Ábrele puertas a él y a su misión, para que conduzca a muchos a tu corazón, plenitud de vida. Te lo pedimos unidos a María, nuestra Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt, por Cristo nuestro Señor. Amén.

 

PETICIONES

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Por el Santo Padre el Papa Francisco, por la Iglesia, por sus obispos, sacerdotes, seminaristas y todos los miembros de la vida consagrada para que sean fieles a su compromiso de vivir por la salvación de las almas.

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Para que aprovechemos el tiempo de Cuaresma que resta y podamos vivir con profundidad y alegría la Pascua de Resurrección. 

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Para que la “Confianza Divina” brille como estrella refulgente en medio de las tinieblas de nuestras vicisitudes y pruebas de la vida.

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Para que con nuestra fidelidad a Schoenstatt conquistemos la solidaridad de la Familia para a hacer una realidad la obra del Padre Fundador y así seamos su carta de recomendación. Oremos pos su pronta canonización.

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Para que viviendo la espiritualidad del Padre Fundador podamos crecer como auténticos cristianos por la renovación moral, ética y religiosa de Puerto Rico. 

TODOS:          RENOVAMOS NUESTRO AMOR Y NUESTRA CONFIANZA EN ALIANZA DE AMOR

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre, Reina y Vencedora de Schoenstatt, rezando juntos, Oh Señora mía…

FELIZ DÍA DE LA ALIANZA FEBRERO 2018

MOVIMIENTO APOSTÓLICO DE SCHOENSTATT, PUERTO RICO

Celebración de la Alianza de Amor

18 de febrero de 2018 Basado en pensamientos del P. José Kentenich

Cantar el lema: Padre, tu Carisma guie la Familia hacia la Confianza Divina

LECTOR 1 Vivimos esta Cuaresma con un nuevo lema "PADRE TU CARISMA GUIE LA FAMILIA HACIA LA CONFIANZA DIVINA " y lo hacemos en unión a la celebración del 50 Aniversario de la partida del Padre Fundador hacía el eterno Schoenstatt.

LECTOR 2 Cuaresma, camino duro y exigente del desierto del peregrinaje como el que recorrió el Padre Fundador desde su nacimiento hasta su muerte.

LECTOR 3 Cuaresma, época de sacrificio y decisión que reclama conversión: "Arrepentíos porque el reino de los cielos está cerca;" ruptura con el pecado que nos ata con sus múltiples tentáculos cada vez más ingeniosos, con el desorden, la confusión, con el hombre viejo. Mientras una voz clama, “Reparad los caminos torcidos de nuestras actitudes negativas que deforman nuestra alma, robándole su belleza de gracia divina.”

LECTOR 1 Cuaresma que debemos vivir cada día para santificarnos, exige concentración, conciencia de lo que somos, atención y esfuerzo constante. Exige frenar, evaluar, rectificar. Adquirir un estilo nuevo, una fuerza nueva, dinamismo, capacidad para vencer el mal, para desprendernos de los obstáculos que nos detienen y nos alejan de Dios.

LECTOR 2 La Cuaresma exige cambiar nuestro corazón de piedra por un corazón nuevo de carne. Adquirimos así una madurez cristiana, mariana, llevando la cruz con perseverancia, con alegría, con “confianza divina” que haga una realidad las palabras del Evangelio "DICHOSOS LOS QUE CREEN, SIN HABER VISTO" (Juan 20-29) Y nosotros añadimos: " los que confían sin haber recibido", "PEDID Y SE OS DARÁ, TOCAD A LA PUERTA Y SE OS ABRIRÁ".

LECTOR 3 SCHOENSTATT es testimonio de "confianza divina" para el mundo en crisis que ha perdido otra vez el "Paraíso Terrenal," ha perdido la confianza en todos los aspectos de la vida cotidiana y pública. Nos unimos al Padre Fundador para testimoniar nuestra "confianza divina".

TODOS: EL PADRE TIENE EN SUS MANOS EL TIMÓN, AUNQUE YO NO SEPA EL DESTINO NI LA RUTA

LECTOR 1 Recordando a la Madre Afligida María, en el Calvario del corazón de Catalina Kentenich brilló una luz de "confianza divina" y entregó a la Mater a su pequeño hijo José de sólo nueve añitos. En ese momento sagrado de entrega el niño recibió la misión hermosa y grandiosa (porque Dios escoge a los humildes y a los pequeños) de dedicar su vida a hacer brillar especialmente en el horizonte de nuestro tiempo la "GRAN SEÑAL" MARIA, señal de "confianza divina."

LECTOR 2 El Padre Kentenich poseía la firme convicción de que Dios quería mostrar en María lo que pensó sobre el ser humano cuando lo creó y redimió. Quería mostrar su "obra maestra": la

MOVIMIENTO APOSTOLICO DE SCHOENSTATT, PUERTO RICO

creatura humana que se abrió plenamente a la gracia redentora que Dios nos regala en Cristo Jesús y que –por eso- ella era la más rica en humanidad.

LECTOR 3 La gracia presupone la naturaleza, la sana, la eleva y perfecciona. Este principio fundamenta su visión personalista que verifica plenamente en María. Todo lo humano, la persona humana, quiere ser asumida por Cristo Jesús.

LECTOR 1 Si lo humano no fuera asumido por lo divino, entonces sería asumido por un espíritu mundano que en lugar de enaltecerlo lo denigraría. Queremos ser hombres y mujeres del más allá, anclados en el mundo sobrenatural, para cumplir la voluntad de Dios y no ser obstáculo a su obra.

TODOS: EL PADRE TIENE EN SUS MANOS EL TIMÓN, AUNQUE YO NO SEPA EL DESTINO NI LA RUTA

LECTOR 2 El Padre Fundador con claridad de mente y espíritu entendió la tarea a la que Dios le había encomendado, conducir innumerables hombres hacía una entrega total al Dios eterno e infinito; en hacerles que se encuentren en su casa en el mundo y en la realidad del más allá.

LECTOR 3 Esta tarea dada al Padre Fundador no es sólo para él sino para todos aquellos que con él actúan como conductores de la familia de Schoenstatt. Enorme responsabilidad, compromiso, entrega para los "sencillos, fieles y tontos" tú y yo, hoy, ahora y siempre en Alianza de Amor filial y fiel para construir un mundo nuevo y ponerlo a los pies de Dios, para participar en la gran misión de la Santísima Virgen, la Gran Señal, para nuestro tiempo.

LECTOR 1 Decía el Padre Kentenich, " Vemos como el occidente camina a la ruina y creemos que estamos llamados desde aquí a realizar un trabajo de salvataje, de construcción y de edificación." Estas son palabras tan propias para Puerto Rico después de los huracanes que con gran violencia arrasaron con nosotros. El Padre Dios nos ha confiado una gran tarea para aquí y para todo el mundo.

LECTOR 2 Schoenstatt con la espiritualidad y pedagogía del Padre Fundador, asume su carisma reconociendo su desvalimiento con "confianza divina" para llevar a cabo la tarea de rescatar al mundo para una Cultura de Alianza que vincule a la humanidad a Dios.

LECTOR 3 En este momento histórico en la vida de la familia del Padre Kentenich en el mundo entero, lo hacemos principalmente con una "confianza divina" que brota de una relación íntima con Dios por medio de su Madre Tres Veces Admirable desde una humilde capillita, el Santuario.

TODOS: EL PADRE TIENE EN SUS MANOS EL TIMÓN, AUNQUE YO NO SEPA EL DESTINO NI LA RUTA

LECTOR 1 La "confianza divina" es la razón por la cual tenemos la certeza de su promesa, aunque como la fe, sea como un granito de mostaza es certeza firme de que Dios tiene su hora, su criterio, su momento, no se agota, no se cansa, es fiel, siempre crea, ama y perdona.

LECTOR 2 Sabemos que aunque Dios tiene su hora, hay una intercesora poderosa que confiando en ella podemos lograr que el Señor adelante su hora como sucedió en la boda de Caná de Galilea. No una tinaja con vino ofreció siete, el mejor de la fiesta y así en nuestras vidas si confiamos.

LECTOR 3 El Padre Kentenich no dudó un sólo momento de su vida en que la "confianza divina" sería victoriosa porque vivía a plenitud su Alianza de Amor con la Mater, y la fue profundizando día a día a través de las tormentas inclementes de su existir. Estas las aceptó como peldaños para vencer los obstáculos que le impidieran cumplir su misión.

LECTOR 1 Por medio de su diálogo en el "Hacía el Padre" nos lleva a descubrir su amor incondicional como hijo predilecto del Eterno Padre Dios, a valorar, seguir, obedecer y cumplir la Palabra, que hace aceptar con humildad para recibir transformación del corazón.

LECTOR 2 La "confianza divina" es la parte del Carisma del Padre que nos capacita para ordenar la vida según el criterio de Dios y no desviarnos del camino recto que conduce al cielo. La “confianza divina” nos cobija, nos transforma y nos envía.

LECTOR 3 El Padre se abrazó a esa "confianza divina" y nos invita a nosotros hoy a unirnos así al “SÍ” sostenido de María. Su santidad consistió en este abrazo filial a su Madre durante su tiempo en el orfanato, sacerdocio, Alianza, fundación, extensión del reino de Schoenstatt, Exilio, regreso a Alemania y partida final.

LECTOR 1 No hay palabras para agradecer al Padre Eterno y a la Madre Tres Veces Admirable y su Divino Hijo, al Espíritu Consolador por el regalo valioso y precioso de Nuestro Padre Fundador, Padre José Kentenich, siervo de Dios.

Como cartas de presentación, testigos de su Alianza de Amor con María, y fieles hijos del Padre, nos urge conquistar su canonización esforzándonos más que nunca para lograrlo como flores del Jardín de María cultivado por nuestro santo Jardinero. Que así sea.

TODOS: EL PADRE TIENE EN SUS MANOS EL TIMÓN, AUNQUE YO NO SEPA EL DESTINO NI LA RUTA

PETICIONES

PARA QUE EN ESTA CUARESMA VENZAMOS LAS TENTACIONES DEL DESIERTO POR MEDIO DE NUESTRA ALIANZA DE AMOR.

TODOS: PADRE TU CARISMA GUIE LA FAMILIA HACIA LA CONFIANZA DIVINA

PARA QUE EN ESTE AÑO DEL ANIVERSARIO DE LA PARTIDA DEL PADRE FUNDADOR HACIA EL ETERNO SCHOENSTATT LA "CONFIANZA DIVINA" NOS IMPELE A CONQUISTAR SU PRONTA CANONIZACIÓN.

TODOS: PADRE TU CARISMA GUIE LA FAMILIA HACIA LA CONFIANZA DIVINA

PARA QUE ESTE AÑO DE CELEBRACION HAGAMOS UNA REALIDAD NUESTRO COMPROMISO EN LA MISION DEL PADRE DE CONQUISTAR Y VINCULAR A LOS HOMBRES A DIOS PARA CONSTRUIR UNA NUEVA COMUNIDAD.

TODOS: PADRE TU CARISMA GUIE LA FAMILIA HACIA LA CONFIANZA DIVINA

PARA VINCULARNOS CADA DIA A LA MADRE TRES VECES ADMIRABLE ROGANDO INTERCEDA ANTE SU DIVINO HIJO POR NUESTRO PUERTO RICO Y SUS HABITANTANTES CON NECESIDADES MATERIALES PERO MUY NECESITADOS ESPIRITUALMENTE DE RENOVACION MORAL Y RELIGIOSA.

TODOS: PADRE TU CARISMA GUIE LA FAMILIA HACIA LA CONFIANZA DIVINA

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre, Reina y Vencedora de Schoenstatt, la Reina de la Alianza de Amor en la Victoriosidad Divina, rezando juntos, Oh Señora mía... 

Feliz Día de la Alianza, Octubre 2017

RITO DE RENOVACION DE LA ALIANZA DE AMOR 18 de Octubre de 2017

Lema: Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza

Lector 1:

En este día en que celebramos el 103 años aniversario de nuestra Alianza de Amor, nos reunimos para renovar la Alianza de Amor con la Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt.

Lector 2:

Lo hacemos en este lugar santo, taller de santidad, unidos espiritualmente al Santuario de la Solidaridad, a nuestro Padre fundador y a toda la Familia de Schoenstatt en Puerto Rico y en el mundo entero.

Lector 1:

Queremos revivir ese momento de la Alianza de Amor original escuchando las palabras del padre fundador el 18 de octubre de 1914, en el trozo central del Acta de Fundación de Schoenstatt:

Celebrante:

San Pedro, después de haber contemplado la gloria de Dios en el Tabor, exclamó arrebatado: "¡Qué bien estamos aquí! ¡Hagamos aquí tres tiendas!".

Una y otra vez vienen a mi mente estas palabras y me he preguntado ya muy a menudo: ¿Acaso no sería posible que la Capillita de nuestra Congregación al mismo tiempo llegue a ser nuestro Tabor, donde se manifieste la gloria de María? Sin duda alguna no podríamos realizar una acción apostólica más grande,, ni dejar a nuestros sucesores una herencia más preciosa que inducir a nuestra Señora y Soberana a que erija aquí su trono de manera especial, que reparta sus tesoros y obre milagros de gracia.

Lector 2:

Hoy nosotros queremos volver a sellar nuestra Alianza de Amor con Dios y con la Santísima Virgen María, nuestra querida Mater. Así revitalizamos nuestra alianza bautismal y renovamos nuestra fe y compromiso de vida cristiana.

Lector 1:

La Iglesia nos enseña que María es la Madre de todos los creyentes y la gran Educadora de la fe. La experiencia de Schoenstatt a

través de la historia nos confirma en nuestra espiritualidad y pedagogía de alianza.

Celebrante:

Basados en esa fe, queremos renovar esa alianza de amor con la Mater. Para ello les pregunto:

¿Quieren arraigarse cada día más profundamente en las tres fuentes de vida de Schoenstatt, y en el carisma de nuestro Padre Fundador vinculándose a María, al Santuario y a nuestro padre fundador, para emprender, con la fuerza de ese triple amor, una fecunda acción apostólica?

Todos: Sí, queremos.

Celebrante:

¿Están dispuestos a traer abundantes contribuciones al capital de gracias para depositarlo en las manos de nuestra Madre en su Santuario?

Todos: Sí, estamos dispuestos.

Celebrante:

El P. Kentenich nos llamó, como sus hijos fieles sencillos y tontos a participar en su misión profética. Impulsados por las gracias del Santuario, ¿se comprometen a luchar por unirnos como una sola Familia en el corazón del Padre: Cor unum in Patre?

Todos: Sí, nos comprometemos.

Celebrante:

De este modo, queremos amar y servir a la Iglesia siendo su corazón y, con ella, alma del mundo. Lo hacemos formando una sola Familia solidaria, responsabilizándonos de cada hermano en la alianza.

Alegres por esta confesión que hemos hecho, renovemos ahora nuestra alianza de amor rezando todos juntos:

¡Oh Señora mía, oh Madre mía! Yo me ofrezco todo a ti.
Y, en prueba de mi filial afecto, te consagro en este día:

mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy todo tuyo, oh Madre de bondad, guárdame, defiéndeme y utilízame,

como instrumento y posición tuya. Amén. Celebrante: El Señor está con ustedes.

Todos: Y con tu espíritu.

Celebrante:

Por la intercesión de María Santísima, nuestra Madre y Reina Victoriosa, tres veces Admirable de Schoenstatt, los bendiga el Dios siempre fiel a su alianza con nosotros, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Todos: Amén.
Celebrante: Con Cristo, su Hijo, Todos: ¡Bendíganos la Virgen María! Canto final: Himno de la Familia.

Protéjanos tu manto en tempestad y lid.
tres Veces Admirable, oh Torre de David.
Tú, Arca de Nueva Alianza, Invicta en el huracán, del siglo Gran Vencedora, los tuyos no se hundirán.

Llevamos pues tu nombre, Madre del Salvador.
Tú que eres la más pura, del Sol el resplandor.
Tú, Faro en el mar del mundo, Invicta en el huracán, del siglo Gran Vencedora, los tuyos no se hundirán.

Consúmannos las llamas del abnegado amor,
y así florezca Schoenstatt del mundo en derredor. Nos guíe la fe sencilla, Invicta en el huracán,
del siglo Gran Vencedora, los tuyos no se hundirán. 

Celebración de la Alianza - Septiembre 2017

image-5.jpg

Celebración de la Alianza de Amor

17 de septiembre de 2017

 

Basado en pensamientos del P. José Kentenich

 

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       Temprano en la mañana del 15 de septiembre de 1968, en la fiesta de los Dolores de la Santísima Virgen María, se escucharon el replicar de las campanas de la Santísima Trinidad en Monte Schoenstatt. A las 6:15, se dirigió hacia el altar el Padre José Kentenich, acompañado por dos sacerdotes, para celebrar por primera vez la Santa Misa en la recién dedicada Iglesia de la Santísima Trinidad, también conocida como Iglesia de la Adoración. La narración de los sucesos nos cuenta:

LECTOR II     “Unas cien Hermanas de María reciben de sus manos la Comunión. Concluye la Eucaristía con la bendición sacerdotal. Regresando a la sacristía, se inclina profundamente ante el Tabernáculo. Una vez allí, se quita los ornamentos, y saluda a los sacerdotes que le han asistido (…) Luego bendice unos rosarios (…) Permanece unos instantes (…) en silencio. De repente cae de bruces hacia adelante. Los dos sacerdotes que están junto a él le auxilian de inmediato, pero no logran tenerlo en pie. Lo depositan en el suelo. Respira normalmente durante unos tres minutos, luego, en forma distanciada, hace dos grandes exhalaciones, y queda sin vida. Son las 7:07. El Padre Kentenich ha entrado a la eternidad.” (Un Profeta. Padre José Kentenich 1885-1968. Estaban Uriburu. Ed. Padres de Schoenstatt Buenos Aires Argentina. 1974.)

 

LECTOR III    El Padre Fundador escribió desde el Campo de Concentración en Dachau el 8 de diciembre de 1944:

LECTOR I       “… y si la sabia Providencia de Dios nos envía de súbito el ángel de la muerte, para llevarnos al más allá, allí donde nos revelará sus planes divinos, entonces es nuestra esperanza, en estrecha unión con todos los nuestros en el cielo, poder significar más y trabajar aún más eficazmente por Schoenstatt que cuando estábamos aquí en la tierra.”

LECTOR II     Con esta reflexión abrimos en el Santuario de la Solidaridad el Año del Padre José Kentenich el pasado 15 de septiembre.

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR III    Durante este año hemos meditando acerca de la esperanza, del carisma y que significa para nosotros el carisma de nuestro fundador. El carisma que el P. José Kentenich recibió de Dios lo está expresado en su espiritualidad y pedagogía y así es compartido con todos los que lo siguen. Es un carisma vivido por el fundador y por todos aquellos que viven la Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt. Su carisma es una guía para todos nosotros, los hijos de Schoenstatt, una guía que en medio de la confusión del tiempo actual nos conduce de camino al cielo.

LECTOR I       Por ello nos esforzamos en estudiar, meditar y transmitir el significado de los términos o lenguaje schoenstattiano.  El término mecanicismo es uno de ellos, "pensar mecanicista". Es la negación de la existencia de entidades espirituales o materialismo. Pero el problema del determinismo mecanicista que ponía en entredicho la libertad que toda máquina pertenece inevitablemente al mundo inorgánico y, por tanto, toda analogía con los seres vivos era ficticia.  Es decir que no se trataba tanto de afirmar que el mundo es una máquina, sino que se trataba simplemente de concebirlo y explicarlo como si lo fuera, a partir de las leyes de la mecánica sin presuponer por ello el carácter mecánico de lo real.

Lector III       Nuestro Padre fundador con " el oído en el corazón de Dios y las manos en el pulso del tiempo" atento al león rugiente que acecha en todo momento la fe, reconoció el peligro grande del pensar mecanicista y se dió a la tarea de combatirlo, con toda la fuerza de su inteligencia y su gran corazón capitaneado por la gran Educadora " la Madre Tres Veces Admirable".

Lector I          El P. José Kentenich se reconoció a sí mismo como instrumento en las manos de María.  Sus métodos son el pilar de su carisma y la forma de garantizar la educación orgánica de la fe que él tanto buscaba. Él fue instrumento eficaz en la realización de las líneas pastorales del Concilio Vaticano II de cuya concepción eclesial fue precursor.  Ya desde los inicios de su actitud pastoral y así fue reconocido no sin antes haber pagado su peaje de sufrimiento de la Iglesia y de inclusive algunos de sus amigos y conocidos.

TODOS:          PADRE, CAMINAMOS CON TU CARISMA HACIA LA CONQUISTA DE UNA PERSONALIDAD LIBRE, RECIA Y SACERDOTAL

LECTOR II     La persona mecanicista es uno sin interioridad estancado en su mediocridad sin médula ni principios sólidos, constantemente expuesto a ser manipulado con facilidad por los medios de comunicación, los poderes políticos y sus programas seculares y económicos, por la atracción fuerte y esclavizarte de la moda, de la frivolidad reinante y rampante, de los falsos profetas.  Es una persona incapaz de establecer vínculos de amor con fidelidad porque quien no se posee a sí mismo no puede darse a sí mismo. El mecanismo lo vemos manifiesto en el divorcio que tan profundamente afecta a los hijos, en el aborto, en la corrupción extendida como plaga que refleja la falta de respeto a los derechos de los demás, la alarmante crueldad física y mental que inunda todos los ámbitos de la vida del próximo y del prójimo.

LECTOR III    Quien quiere ser cristiano en esta época tan progresista y moderna, tiene una tarea dificilísima por delante.  La mentalidad que reina en el ambiente no lo comprenderá e incluso lo rechazará.  A la sociedad enfermiza por el pensar mecanicista les resulta incómodo, alguien que se guía por principios apartándose del relativismo y que no se mimetiza, porque en su mayoría los que viven en este tipo de sociedad se identifican con el estilo de vida dominante en la masa.      

TODOS:          PADRE, CAMINAMOS CON TU CARISMA HACIA LA CONQUISTA DE UNA PERSONALIDAD LIBRE, RECIA Y SACERDOTAL

LECTOR I       El cristiano actual debe estar dispuesto a afirmarse en un medio adverso donde se desconoce a Dios o no hay interés en Él. Hoy no basta una fe recibida por tradición sin que haya sido internalizada o formas religiosas carentes de respaldo vital.  Hoy se requieren personalidades “libres, recias y sacerdotales” cristianos que hayan conquistado una convicción eminentemente personal de su fe y que hayan asumido consecuentemente las verdades del Evangelio y sus consecuencias.

El cristiano actual o define su personalidad y carácter propio o se diluye imitando su medio ambiente que contradice su propia identidad. Estas realidades tan preocupantes llevaron al Padre Kentenich a destacar la necesidad de formar personalidades íntegras, con un norte claro, capaces de nadar contra corriente y de desplegar creadoramente su misión propia en medio de la sociedad y para bien de la misión.

LECTOR II     Por esto el Padre Kentenich hace el llamado a salvar al hombre y a la mujer actual de la despersonalización y masificación del individuo. A tomar consciencia de que cada ser humano ha sido llamado por Dios no como una máquina sino verdadera y realmente como un ser único, revestido de la dignidad de ser una persona libre.  Cada persona debe asumir su misión propia en la red comunitaria en la cual esta insertado.

En este sentido plantea su doctrina del Ideal Personal y nuestro caminar pedagógico y concreto para orientar su auto-formación y desarrollo personal.  En Cristo nos dio el modelo de lo que nos conformemos según su imagen de acuerdo a nuestra realidad personal poniéndose en sus manos para llevar a cabo la misión que Él nos ha confiado a cada uno.

LECTOR III    Todo esto lo llevamos en nuestro corazón pues el Dios Creador y Redentor puso en nuestras almas los talentos y disposiciones interiores, tanto del orden natural como sobrenatural para que cada uno de nosotros llegue a ser lo que está llamado a ser. Así como la semilla posee la tendencia a ser germen, así nosotros, de modo análogo tenemos en nuestra alma el impulso a realizarnos a nosotros mismos de acuerdo a nuestra originalidad y misión personal.

Reconocemos la gran responsabilidad que nuestro Padre Eterno nos ha encomendado, el Padre Kentenich lo entiende así y propone buscar con la ayuda de la gracia el ideal personal, formularlo y activarlo. Descubrir el "sueño " que Dios tuvo al crearnos.  Clarificar nuestra manera de seguir a Cristo e imitarlo y para ello cultivar con decisión y fidelidad las fuerzas   positivas que llevamos en nuestra alma hasta alcanzar como dice el Evangelio " la plena estatura de Cristo en nosotros."

Sin la gracia no podremos lograrlo, la Gran Educadora toma perfecto cuidado y regaló al Padre Kentenich el Movimiento Apostólico de Schoenstatt con todas las herramientas para lograrlo uniendo a plenitud fiel y filialmente nuestra Alianza de Amor.  Que así lo permita Dios.

TODOS:          PADRE, CAMINAMOS CON TU CARISMA HACIA LA CONQUISTA DE UNA PERSONALIDAD LIBRE, RECIA Y SACERDOTAL

LECTOR I       Remos juntos la oración del Año del Padre José Kentenich

TODOS:          Padre y Dios nuestro, gracias por regalarnos en el Padre Kentenich un padre y profeta, testimonio vivo del Evangelio para nuestro tiempo, encendido por el Espíritu Santo.

¡Danos de su fuego y de su espíritu de fundador! Regálanos su amor ardiente a ti, a tu Hijo Jesús y a María. Haz que su carisma esté tan vivo en nosotros,

que podamos plasmar el futuro de la Iglesia y la sociedad. Su visión sea nuestra visión: que en la fuerza de la Alianza de Amor surja un mundo nuevo, y dondequiera que vivamos y actuemos, podamos gestar una cultura de alianza.

Querido Padre Dios, te pedimos: concédele al Padre Kentenich el honor de los altares. Ábrele puertas a él y a su misión, para que conduzca a muchos a tu corazón, plenitud de vida. Te lo pedimos unidos a María, nuestra Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt, por Cristo nuestro Señor. Amén.

 

PETICIONES

¬ Para que con la gracia divina podamos nos decidamos de conquistar al “hombre recio, libre y sacerdotal” que el P. José Kentenich nos propone por medio de la espiritualidad de Schoenstatt.

 TODOS:         GRAN EDUCADORA, CONFIAMOS EN TI

¬ Para que con la ayuda de la Mater podamos superar el pensar y vivir mecanicistas que destruye nuestra la fe en el alma.

TODOS:          GRAN EDUCADORA, CONFIAMOS EN TI

¬ Por la unidad de la Familia de Schoenstatt en el carisma y en el corazón del Padre Fundador.

TODOS:          GRAN EDUCADORA, CONFIAMOS EN TI

¬ Para agradecer de todo corazón por el carisma del Padre Fundador, que es luz en la oscuridad de los tiempos y escudo protector en la tormenta del tiempo actual.

TODOS:          GRAN EDUCADORA, CONFIAMOS EN TI

¬ Por la pronta canonización del P. José Kentenich y para que todos nosotros, miembros de la Familia de Schoenstatt seamos su carta de recomendación, dando testimonio por medio de nuestras vidas.

TODOS:          GRAN EDUCADORA, CONFIAMOS EN TI

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre, Reina y Vencedora de Schoenstatt, la Reina de la Esperanza rezando juntos, Oh Señora mía…  

MOVIMIENTO APOSTÓLICO DE SCHOENSTATT PUERTO RICO

20 DE AGOSTO DE 2017

 

CELEBRACIÓN DE LA ALIANZA DE AMOR

BASADA EN PENSAMIENTOS DEL PADRE JOSÉ KENTENICH

LECTOR I LA SANTIDAD HEROICA DE LA VIDA DIARIA nos recuerda dos expresiones del Padre José Kentenich, una es "la sonrisa divina en medio del llanto humano" y otra de un conocido autor, " es preciso saber florecer ahí donde Dios nos sembró". HEROICA porque se fundamenta en lo sobrenatural por lo que podemos decir "CON DIOS TODO, SIN DIOS NADA," "TODO LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE"," UN HIJO DE MARÍA, NUNCA PERECERÁ," "SOBRE TU PALABRA, ECHARÉ LA RED."

Palabra, don, tarea, que enciende la llama del amor en nuestro corazón para vivirla. Todos vemos lo creado, pero ¿quién ve la creación a la luz de la fe, en ella una obra maestra de Dios la manifestación del poder Divino, de la majestad Divina?

En la conducción de la historia del mundo y de la salvación Dios no se aparta ni por un milímetro de las líneas trazadas por Él y las leyes inscritas en su creación. Pero también y más aún es el Dios del amor que siempre pone la verdad, la justicia y la santidad al servicio del amor. Gobierna al mundo con amor, es cercano y personal.

El fin de la creación es la unión de amor de Dios con nosotros. La fe tiene que plasmar, formar y transformar todo el hombre. Santidad, llamado, forma de piedad laical, renovación de las promesas del Bautismo, del compromiso de vida, son expresión de una vida vivida a luz del Evangelio que da luz al mundo, vinculando al mundo con su Creador. En Schoenstatt vivimos nuestra fe bajo la protección de María, la Madre Tres Veces Admirable, Madre, Reina y Educadora Victoriosa.

TODOS: MANTÉN EN ALTO EL CETRO, MATER, PROTEGE A TU REINO DE SCHOENSTATT
LECTOR II No dejemos que las falsas promesas de este mundo nos desvíen del camino trazado porJesús para llegar al cielo.

El Padre Kentenich, cuyo carisma se define como instrumento en las manos de María, fue terreno fértil donde Dios sembró su palabra, la semilla de santidad germinó y dio fruto no solamente en el campo de su corazón sino también en otros campos.

El hombre y la mujer de hoy necesitna desesperadamente ver lo Divino en otro ser humano, busca santidad vivida. A esta ansia humana responde claramente la santidad de la vida diaria. Esta santidad debe establecer la debida proporción que como todos palpamos se ha visto conmovida con violencia por las hondas crisis culturales de los tiempos modernos.

Es Dios quien hace lo principal. No lo olvidemos, nuestra actividad desempeña un papel secundario. Sin ella no hay verdadera santidad. Por nuestra parte tenemos que defender, acrecentar y hacer fructífera la vida divina. La defensa es necesaria, imprescindible porque es un Juego de Amor entre dos. Son muchos los enemigos poderosos que la amenazan. Los enemigos de afuera se llaman: el maligno y el espíritu mundano.

Los de adentro son: la codicia, la soberbia, la concupiscencia de la carne. De todos estos enemigos nos defendemos con las exigencias de la Alianza en Schoenstatt, profundización de la Alianza de Amor, además de la Santa Misa y Comunión, recepción de los Sacramentos, Consejos Evangélicos, vinculación real y verdadera a Dios y su Santísima Madre, servicio desinteresado al prójimo, a quien debemos amar como a nosotros mismos.

TODOS: MANTÉN EN ALTO EL CETRO, MATER, PROTEGE A TU REINO DE SCHOENSTATT

LECTOR III La santidad es constante y continua, "nunca sale de vacaciones". No se pone unos espejuelos diferentes para actuar de acuerdo con conveniencias mundanas que nos separan y alejan de los valores morales y religiosos de nuestra fe vivida. No se puede estar con Dios y con el Diablo. No podemos cambiar el significado verdadero de las cosas, de las acciones a nuestro querer para acomodarlas a nuestras necesidades o caprichos.

La Santidad Heroica de la Vida Diaria nos capacita, nos permite permanecer incólumes, firmemente arraigados a Dios en medio de las tormentas que despiadadamente nos golpean, tentaciones, enfermedades, crisis, tristezas, desgracias de la vida que nos azotan como huracán para debilitar nuestra fe y confianza en Dios.

No podemos olvidar que el león rugiente nos acecha en cada momento de nuestras vidas. No podemos dejar que las experiencias negativas y dolorosas experimentadas en una estación de la vida nos impida seguir luchando sin detenernos por la depresión, porque son cuatro las estaciones, verano, otoño, invierno y la eterna primavera, camino hacia el cielo.

La Santidad Heroica de la Vida Diaria es la "Perla Preciosa " del Evangelio, él que la encuentra vende todo lo que tiene y la compra, la adquiere porque de ella depende por toda la eternidad, no por un ratito, la felicidad eterna que es para lo que fuimos creados.

Oportunidad que no se puede ignorar, desperdiciar, dejar a un lado, "toma tu cruz cada día y sígueme", sigue la Verdad, el Camino y la Vida de la Santidad que es Jesús. Y eso fue lo que hizo el Padre Kentenich en cada momento de su vida, desde su niñez en Gymnich, en el hogar de sus abuelos, en el "Infierno terrenal" de Dachau, en la separación difícil de su Obra, hasta entregar su vida en el Ara Del Altar en el Monte de la Trinidad en Schoenstatt.

La dura prueba del Campo de Concentración fue entendida por el Padre Kentenich e interpretada por la familia de Schoenstatt como una invitación de Dios. Todos los días recibimos invitaciones del Padre Eterno, ¿lo entendemos?

Santidad es la invitación de Dios para ser otro Cristo, es el esfuerzo por asemejarse a Cristo, de la manera más perfecta posible, y mantenerse abiertos a las gracias especiales que Dios otorga y suele unir a los tiempos de prueba.

En las pruebas es cuando olvidándonos de todo aquello que nos mantiene atareados como Marta y nos convierte en María, nos cobijamos real y verdaderamente en Dios, en los brazos de la Mater en el Santuario junto a Jesús Sacramentado. Es cuando el alma alcanza un alto grado de recogimiento y se abre a las inspiraciones del Espíritu Santo y logra dentro de la tristeza una permanente alegría espiritual. Ha encontrado la participación de la vida gloriosa del Señor y la libertad cristiana, hombres y mujeres "fieles, sencillos y tontos" para dar gloria a Dios, santos de la vida diaria heroica con "LA SONRISA DE DIOS EN EL LLANTO HUMANO" y con la certeza de que "Un Hijo de María, Nunca Perecerá".

Viviendo la Santidad Heroica de la Vida Diaria nos convertimos en instrumentos aptos en las manos de la Mater. En cuanto forma de vida supone, el Padre Fundador nos enseña, el desprendimiento de sí mismo, especialmente de la voluntad enferma y también de una vinculación total o entrega total y dependiente. Se caracteriza por un gran coraje e inconsolable ánimo de conquista.

Proporciona algo especialmente importante en el tiempo actual lleno de tanta ansiedad " una seguridad que libera" y finalmente porque es el Dios Vivo quien actúa a través del instrumento una "abundante fecundidad" y todo fruto de la santidad como la de nuestro modelo, el fundador y Padre, José Kentenich.

TODOS: MANTÉN EN ALTO EL CETRO, MATER, PROTEGE A TU REINO DE SCHOENSTATT

LECTOR I En este mes de agosto celebramos la fiesta de la Asunción de María. En cuerpo y alma la Santísima Virgen María es llevada a la Casa del Padre. ¿Porqué la Iglesia celebra este dogma como una solemnidad?

Porque dijo "Sí" a Dios, a su Invitación, a su llamado, a su tarea, a su don, a su compromiso, a su sacrificio, a su amor. No fue un sí a los placeres del mundo, a las vanidades, a los pequeños y grandes caprichos a los que nos atan nuestra debilidad espiritual y física. Es la Santidad de María la que golpe tras golpe del martillo de la Crucifixión de su Hijo amado vivió mucho antes del momento. Toda su vida en Santidad Heroica de la Vida Diaria.

Por ello "ASUNTA AL CIELO" desde donde hace su trabajo cotidiano teje en la rueca del tiempo a favor de sus hijos predilectos y a aquellos que viven en Alianza de Amor.

TODOS: MANTÉN EN ALTO EL CETRO, MATER, PROTEGE A TU REINO DE SCHOENSTATT

PETICIONES

PARA QUE ESTEMOS SIMPRE CONSCIENTES DE NUESTRO COMPROMISO DE SANTIDAD HEROICA DE LA VIDA DIARIA, OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

MOVIMIENTO APOSTÓLICO DE SCHOENSTATT PUERTO RICO 20 DE AGOSTO DE 2017

PARA QUE, EN MEDIO DE LA DESGRACIA, EL SUFRIMIENTO, LAS TRIBULACIONES Y LA PRUEBA PODAMOS RESPONDER A DIOS Y AL PRÓJIMO CON UNA "SONRISA DIVINA EN MEDIO DEL LLANTO HUMANO". OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

PARA QUE CON NUESTRAS ACTITUDES SANTAS Y HEROICAS ENDULCEMOS Y ALEGREMOS LA VIDA Y NECESIDADES DEL PROXIMO Y DEL PROJIMO. OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

PARA QUE PODAMOS FLORECER EN LAS CIRCUMSTANCIAS QUE NOS RODEAN SIEMPRE COMO HIJOS PREDILECTOS DEL PADRE "SENCILLOS, FIELES Y TONTOS ". OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

POR EL SANTO PADRE Y LA IGLESIA, POR EL ETERNO DESCANSO DEL PADRE GUILLERMO ESTERS Y LA PRONTA CANONIZACION DEL PADRE KENTENICH. OREMOS.

TODOS MADRE TRES VECES ADMIRABLE ASUNTA AL CIELO, BENDÍCENOS Y ESCÚCHANOS

Renovamos la Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable, la Asunta a los Cielos y esperanza nuestra diciendo. Oh Señora mía, oh Madre mía... 

Feliz Día de la Alianza

16 de julio de 2017

Celebración de la Alianza de Amor espiritualmente en el Santuario del Exilio

Basado en pensamientos del P. José Kentenich

 

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       Calor del Espíritu Santo que acaricia el alma, que penetra el corazón con sus dones y un balance interior proyectado a la vida diaria cotidiana de frutos que hay que cultivar minuto a minuto sin tregua para no perder el camino recto que conduce al Schoenstatt eterno.

La virtud cotidiana es la antesala a una vida eterna, no pasajera como aquí en la tierra donde peregrinamos, donde como nómadas del crudo desierto nos capacitamos. La vida temporal es un regalo de Dios, es don de Dios y es tarea de Dios.  Desconocemos el momento del toque de campana cuando el reloj de la vida se detiene y hay que rendir cuentas en el amor, "a la tarde te examinarán en el amor" dice San Juan de la Cruz.

LECTOR II     ¿Cuántos siglos desde la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo han pasado?  ¿Y cuánto tiempo más nos va a costar entender? Quizás muchos más porque, como Pedro, somos duros de cerviz en entender lo efímero de la vida.

Se nos rompe el corazón en mil pedazos cuando uno de los nuestros inesperadamente se va, y nos lamentamos, pero también rezamos, rezamos y rezamos llenos de esperanza. Es la esperanza que recibimos en el Bautismo, es la esperanza que el fundador de Schoenstatt, el Padre José Kentenich, siervo de Dios, sembró en nuestros corazones la que nos motiva a continuar aspirando a los ideales más altos, a la santidad.

LECTOR III    El Padre Fundador fue un hombre de una esperanza firme y constante, por ejemplo, a pesar de todos los pesares el Padre Fundador fue ordenado sacerdote el 8 de julio de 1910. En su camino de la cruz el Padre creció en esta valiosa virtud.  Por medio del sacramento de la orden sacerdotal se convirtió en "padre para muchos" haciendo una realidad su "Ideal Personal". Al llegar a Schoenstatt en el año 1912, a tan solo 2 años de su ordenación sacerdotal, se entregó por entero a la misión que Dios por medio de sus superiores le habían encomendado, el cuido de las almas del Seminario Menor sellado con su expresión "les pertenece mi corazón ". Él fue padre, transparencia de la paternidad de Dios.  Quienes le conocieron experimentaron sentirse queridos, aceptados y comprendidos como nunca antes, con él sentían paz y alegría en su corazón.  Y nosotros sus hijos "sencillos, fieles y tontos" aún hoy sentimos su cercanía.

TODOS:                      PADRE, TU CARISMA GUIE LA FAMILIA HACIA TIEMPOS DE ESPERANZA

LECTOR I       Según el P. José Kentenich, la vida cristiana es un constante y dinámico juego de amor entre el Padre Dios y el hijo del Padre, es un juego de amor del cual dependen por último el tiempo y la eternidad.  Por eso queremos jugar lo más perfecto posible.  Por eso la esperanza que nos revela el final al que queremos llegar juega un papel importante en la vida del cristiano.

LECTOR II La esperanza es orientación del camino, seguridad para el camino y firmeza en el camino.  Se enfrenta a la desconfianza que retrae, al desaliento que aplasta y al pesimismo que oscurece, y a ese león rugiente que nos acecha constantemente.

La esperanza es una antorcha que alumbra en medio la oscuridad de los conflictos que estamos atravesando, conflictos que confunden, desorientan, desvían, sin embargo, la esperanza nos ilumina. Aquellas personas que viven heroicamente su fe son como velas de cera encendidas porque nos recuerdan que la luz de la esperanza prevalece sobre las tinieblas.

LECTOR III    Brilla la esperanza más aún porque es virtud de los que son de Dios. La lámpara del Ver Sacrum en el Santuario nos habla de la presencia de Jesús Sacramentado quien ha escogido habitar en el tabernáculo y hacerlo su hogar perpetuo hasta el fin de los tiempos, la esperanza que brota de nuestra comunión con Jesús Eucaristía es escudo que nos protege de los enemigos y peligros que nos acechan. La esperanza es virtud de los que miran hacia el cielo y buscan a Dios, es consuelo en la inseguridad y ayuda en la tribulación.

Por 44 años, nuestra Madre y Reinad de Schoenstatt ha estado presente en el Santuario de la Solidaridad, desde entonces ella nos espera, se asoma a la puerta para recibirnos, abrazarnos y regalarnos las gracias de cobijamiento, transformación y fecundidad apostólica. Ella nos transmite su esperanza. Creemos que lo puede hacer porque ella es signo, camino y modelo de esperanza.

TODOS:                      PADRE, TU CARISMA GUIE LA FAMILIA HACIA TIEMPOS DE ESPERANZA

LECTOR I       El Padre Fundador como hijo predilecto de María se dejó utilizar como su instrumento porque como ella él miró siempre adelante, mantuvo clara su fe y maduró con la lucha.  Llegando a ser para muchos un signo de esperanza.  Sus iniciativas humanas no adquirieron fuerza sino después de dolorosas pruebas.  Aceptó vivir las situaciones difíciles de su vida animado y confiando en la en la Reina de la Esperanza. 

Así como el Padre Kentenich transmitió a sus hijos aún en medio del Infierno de Dachau la virtud de la esperanza, así cada uno de nosotros estamos obligados y somos responsables ante Dios y ante el mundo de ser sembradores de esperanza.

LECTOR II Vivimos graves dificultades en la célula básica de la sociedad, la familia.  Somos testigos de un acelerado proceso de disolución de la familia natural y vivimos en carne propia las consecuencias que acarrea para la sociedad.

El drama familiar que vivimos hoy con los frutos del alcoholismo en hombres, mujeres y jóvenes, la droga que conduce a la destrucción de la mente y el cuerpo, el libertinaje, la ideología de género y el desconocimiento de lo que es respeto a la autoridad, a los padres, a los abuelos, a los maestros. Encontramos amenazas de dentro y de fuera. Disolución de los vínculos, incapacidad de establecer relaciones interpersonales profundas, estables y fieles debido a que nadie quiere ceder, nadie quiere sacrificarse, no existe capacidad de compromiso ni cultivo del amor.

Amenazan de afuera a la familia el sistema de trabajo actual, que impide cultivar la relación personal, ausencia de la madre del hogar que descuida los quehaceres, el buen orden y el bienestar de un ambiente limpio, ordenado y agradable que inspire el deseo de regresar a él.

De todos estos y otros factores destructivos de la familia tradicional surgen las "herejías antropológicas " o "errores colectivistas" que denunció el Fundador de Schoenstatt y a los cuales quiso dar respuesta.

LECTOR III Desde el Santuario de Schoenstatt la Mater regala esperanza, la cual nos anima a seguir luchando en Alianza de Amor, esa que hace que nuestros corazones se enciendan en el fuego del Espíritu Santo. Así como sucedió con los discípulos de Emaús que les ardía su corazón cuando Jesús les explicaba las Sagradas Escrituras sobre el cumplimiento de su muerte y resurrección. Es la esperanza del Resucitado que confirma el premio al final de la vida con la felicidad eterna.

Felicidad eterna de aquellos a la derecha del Rey que fueron compasivos al practicar las misericordias, "porque tuve hambre y me diste de comer".  Felicidad eterna para los que como el buen samaritano se detienen en el camino para atender y ayudar al hombre desconocido atacado y herido por ladrones.

TODOS:                      PADRE, TU CARISMA GUIE LA FAMILIA HACIA TIEMPOS DE ESPERANZA

LECTOR I       Sólo se podrá gestar un nuevo orden social más justo, más solidario, más libre afirma el Papa San Juan Pablo II en su " Carta a las Familias " SI cuidamos de la familia. (Carta a las Familias, Año de la Familia 1994)

La Iglesia de hoy a dado a la familia clara importancia pues ella es célula básica de la Iglesia y de la sociedad.  Los laicos estamos llamados a renovar la sociedad y es preciso hacerlo desde sus cimientos afirma el Padre Kentenich. Los primeros seguidores de Cristo no se reunían en templos sino en los hogares de quienes habían acogido la fe.  En las pequeñas "Iglesias Domésticas" se fraguó el camino cristiano.  Un nuevo estilo de vida, una semilla que actuó como levadura en la masa.

LECTOR II La Santísima Virgen María nos quiere ayudar a convertir nuestros hogares en "Iglesias Domésticas " y hacer de ellos verdaderos Santuarios desde donde ella obra milagros de arraigo en Dios, de transformación interior y fecundidad apostólica. Verdaderos Santuarios Hogares de Esperanza, donde se cultive el respeto a la dignidad humana y a los valores morales y espirituales y se profundice en Alianza de Amor.

TODOS:                      PADRE, TU CARISMA GUIE LA FAMILIA HACIA TIEMPOS DE ESPERANZA

LECTOR III    Durante esta Celebración de la Alianza nos queremos unir especialmente a los peregrinos que hoy 18 de julio de 2017 se encuentran en el Santuario del Exilio renovando la Alianza Filial con el Padre Fundador:

Alianza de Amor Filial

En el espíritu del carisma del Padre Fundador

 

Líder: Querido Padre Fundador: En nuestro peregrinar hacia el 2019, hemos sentido la urgencia como Familia de Schoenstatt puertorriqueña de peregrinar a nuestros lugares de origen.  Nuestro anhelo por conquistar la nueva imagen de hijo como parte de nuestra historia y nuestra herencia corresponde al anhelo que sentimos por conquistar el legado recibido como hijos del Exilio.

Todos: Peregrinan espiritualmente con nosotros todos los miembros de nuestra Familia quienes se preparan junto a nosotros a celebrar los 100 años de la fundación del Movimiento Apostólico de Schoenstatt coronando a nuestra Madre como Reina de la Alianza de Amor en la Victoriosidad Divina.

Líder: Nuestra historia y nuestra herencia están marcadas por nuestra solidaridad contigo Padre, y por esas palabras que nos dejaste como herencia aquél 16 de septiembre de 1965 a tu paso por Nueva York: “Quedamos en eso: Permanecemos sencillos, fieles, y tontos.”

Todos: Venimos como una sola Familia que quiere reclamar su historia y su herencia para atesorarla, guardarla y pasarla en toda su pureza a las futuras generaciones de nuestra Familia en Puerto Rico.  Te pedimos, Padre, escucha nuestras súplicas para poder ser tus dignos herederos y acepta nuevamente nuestra Alianza Filial contigo como medio, expresión y camino para poder guardar tu carisma:

Sacerdote:     Padre, tu santuario corazón,

Todos:               es nuestro santuario corazón.

Sacerdote:   Tu llamada al “Quedamos en eso…”,

Todos:           es nuestra motivación a permanecer sencillos, fieles, y tontos.

Sacerdote:     Tu fidelidad abismal a nosotros,

Todos:           es nuestra fidelidad abismal a tu Familia.

Sacerdote:     Tu misión y legado,

Todos:           es nuestra herencia y misión.

Sacerdote:    Tu camino de santidad,

Todos:           es nuestra vida de alianza.

Sacerdote:    Tu pensar y tu persona,

Todos:           es nuestra norma y criterio.

Sacerdote:    Tu destino,

Todos:           es nuestra ruta,

Sacerdote:    Tu canonización,

Todos:           es nuestro compromiso contigo.

Sacerdote:    Tu alianza,

Todos:           es nuestra misión.

Sacerdote:     Padre, en la fuerza del Cor unum in Patre, y como una sola Familia, con una sola historia, y una sola herencia, te pedimos:

Todos:           ¡Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza!

Todos:  Padre, protegidos en tu persona, cobijados en tu corazón, con nuestros    ojos fijos en tu rostro paternal, nos encaminamos hacia nuevos tiempos.  Danos tu bendición y envíanos.

Sacerdote:     Pedimos a nuestro Padre Fundador, que en virtud de la alianza de amor que hemos profundizado con él al sellar nuestra Alianza Filial para ser los guardianes de su carisma, nos envíe a nuestra patria con palabras similares con las que enviara a nuestros hermanos puertorriqueños que le vinieron a visitar 50 años atrás, cuando – en forma de oración – se dirigió a la Santísima Virgen y le dijo: “Querida Madre, ahora te pido que acompañes a estos, tus hijos, hasta sus hogares.  Cruza las montañas desde aquí hasta Puerto Rico, establécete en sus hogares, continúa educando a tus hijos y obra en ellos los milagros de amor que obraste en casa de Isabel y Zacarías y úsalos para tu misión,” de continuar llevando el mensaje de Schoenstatt a nuestra querida isla de Puerto Rico.  (Paráfrasis Oración de Envío que hizo el Padre Fundador a las Familias Rosado y Rolón en el Santuario del Exilio, 1964)

 

PETICIONES

Padre Celestial te agradecemos por el regalo del carisma del Padre Fundador que recibió no solo como fundador sino también como padre de muchos y sacerdote de Cristo.

TODOS:          CONCÉDENOS LA ESPERANZA QUE NUNCA DEFRAUDA

Unidos a los peregrinos en el Santuario del Exilio de nuestro Padre te pedimos por la intercesión de la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt las intenciones de la peregrinación:

1.     Por la pronta canonización del P. José Kentenich.

2.     Por vocaciones para las ramas sacerdotales de Schoenstatt, especialmente en Puerto Rico.

3.     Para   que ninguna tristeza o dificultad empañe la virtud teologal de la esperanza de nuestras vidas.

TODOS:          CONCÉDENOS LA ESPERANZA QUE NUNCA DEFRAUDA

Por la unidad de la Familia de Schoenstatt en el carisma y en el corazón del Padre Fundador

TODOS:          CONCÉDENOS LA ESPERANZA QUE NUNCA DEFRAUDA

Para que vinculados siempre al Santuario de Schoenstatt podamos vivir las exigencias de la Alianza de Amor que nos conducen en santificación de la vida diaria y para que recibamos en abundancia r las gracias de la Madre Tres Veces Admirable.

TODOS:          CONCÉDENOS LA ESPERANZA QUE NUNCA DEFRAUDA

Para que las amenazas de dentro y de afuera no nos impidan sembrar esperanza en los corazones y cultivar los elementos que salvan a la familia.

TODOS:          CONCÉDENOS LA ESPERANZA QUE NUNCA DEFRAUDA

Para que abiertos a las inspiraciones del Espíritu Santo podamos ser instrumentos aptos en las manos de la Mater y así contribuir con su Capital de Gracias y a la salvación del mundo.

TODOS:          CONCÉDENOS LA ESPERANZA QUE NUNCA DEFRAUDA

Por el eterno descanso del alma del P. Guillermo Esters, quien en vida fuera fiel instrumento de la Mater en la construcción del Reino de Schoenstatt aquí en Puerto Rico. Que pronta pueda experimentar la gloria de Dios en el cielo. Para que nosotros seamos agradecidos por su generosidad y amor por nosotros siendo fieles a los ideales de Schoenstatt que nos enseñó.

TODOS:          CONCÉDENOS LA ESPERANZA QUE NUNCA DEFRAUDA

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre, Reina y Vencedora de Schoenstatt, la Reina de la Esperanza rezando juntos, Oh Señora mía…  

FELIZ DÍA DE LA ALIANZA, JUNIO 2017

Celebración de la Alianza de Amor

18 de junio de 2017

 

Basado en pensamientos del P. José Kentenich

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       Hoy día del Señor felicitamos a todos los padres. Padres, ustedes están llamados que a ser reflejo del Padre del Cielo a él le agradecemos por su Paternidad Divina que es camino de salvación para el género humano.

LECTOR II     En el Antiguo Testamento aprendemos como el pueblo escogido levantaba sus manos y su corazón clamando solución a sus problemas, al Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Adorándolo y alabándolo con suma reverencia y respeto.

En el Nuevo Testamento con Jesús, Nuestro Señor, aprendemos con asombro con que sencillez y naturalidad nos invita a llamarle Padre, Papito, Abba. Es nuestro Padre, cercano, atento a todas nuestras necesidades para socorrernos, según Jesús, Dios sabe hasta el número de cabellos en nuestra cabeza.  Como Padre asume la función de alfarero, nos acaricia con afecto, nos moldea formando nuestro carácter y nos convierte en instrumentos útiles en sus manos misericordiosas.

LECTOR III    Es indispensable para el ser humano la experiencia de contar con un Padre y poder sentirse hijo.  Todos necesitamos de un padre, es por eso que Dios nos ha dado un padre terrenal a todos.  Los padres tienen la tarea de llenar vacíos en nuestras vidas, de guiarnos, protegernos y sustentarnos.  Pero estas no son sólo sus tareas, su labor más importante es ayudarnos a desarrollarnos íntegramente como personas, darnos un modelo de vida y darnos apoyo emocional y espiritual. Aunque nuestro padre terrenal nos falle, nuestro Padre del Cielo siempre estará a nuestro lado, no nos decepcionará.

TODOS    “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, tú, Señor te harás cargo de mí.” (Salmo 27:10)

LECTOR I       Desde niños desarrollamos características que se convierten en nuestra identidad.  Eso es en lo natural, pero Dios nos otorga junto con su paternidad una nueva identidad, una identidad superior, la de ser sus hijos.  Esta es la identidad que adquirimos en Cristo su Hijo.  Hijos en el Hijo, que es intimidad y confianza.  Una relación de mucha cercanía personal.

LECTOR II     Dios es un Padre cercano, amoroso, familiar y personal.  Él es el Padre que Jesús quiere revelarnos y darnos a conocer.  Él es el Padre de aquellos que han nacido de nuevo en virtud de su fe en Cristo, han sido adoptados como hijos por medio de Jesucristo. “Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquellos a quienes el Hijo se lo quiera dar a conocer.” (Mt. 11:27) Fuera de la paternidad de Dios, somos simples criaturas hechura de Dios, pero por su paternidad nos introduce a la familia celestial.

LECTOR III    Dios Padre nos regala una familia y un nombre, una identidad espiritual, un lugar y una posición dentro de esa familia.  Un parentesco íntimo y vivo como el que experimentamos con nuestros hermanos.  La paternidad da paso a la fraternidad, esa relación especial que se desarrolla entre los hermanos que comparten el hogar, el amor y los beneficios del Padre y que se solidarizan para protegerse, consolarse, compartir alegrías, penas y experiencias de vida. Lazos que durarán toda la vida y aún más allá.

TODOS    “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, tú, Señor te harás cargo de mí.” (Salmo 27:10)

LECTOR I       Existen obstáculos para aceptar o reconocer la paternidad de Dios, son obstáculos que nos impiden crecer en la fe. Puede ser que se deba a los sufrimientos que hemos experimentado a raíz de una experiencia negativa con nuestro padre terrenal en el hogar: abandono físico o emocional, agresiones físicas y verbales, heridas emocionales por el rechazo o por la preferencia de un hijo u otro. Así como las experiencias negativas pueden ser un obstáculo también pueden ser ocasión para que nosotros busquemos al verdadero padre que nos muestra Jesús, así las experiencias negativas se convierten en peldaños para subir más alto y crecer en la fe.

Las diversas crisis por las cuales estamos atravesando hoy tienen una gran relación con la falta de paternidad. Sólo Dios Padre puede tocar los más recónditos y profundos lugares de nuestro corazón herido y desilusionado para traer sanidad a nuestras vidas. Sólo Dios puede llenar el vacío asociado a la falta de un padre, sólo Dios puede cubrir las necesidades del alma derivados de la ausencia paterna.  Sólo Dios puede tratar la orfandad que produce la ausencia de la figura paterna.

LECTOR II     Para alcanzar cierto grado de madurez espiritual se requiere conocer a Dios vincularnos, relacionarnos y estar en comunión con Él.  Lo hacemos a través de su Palabra, de la oración, de los sacramentos y muy especialmente de la Santa Misa.

Requiere el vínculo filial del Hijo con el Padre para alcanzar como escribió San Pablo: “al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo” (Ef. 4:13) lograr recorrer el camino hacia la intimidad con Dios Padre. Requiere también una estrecha vinculación con la Santísima Virgen María, hija predilecta del Padre, quien confía plenamente en su Divina Providencia.  Ella, la Madre Tres Veces Admirable, desde su Santuario nos enseña a recibir a un Padre y Dios personal que se preocupa por nuestra pequeña vida, le importan nuestras penas y alegrías.

LECTOR III    Para María la voluntad y los deseos del Padre eran su guía, su brújula aquí en la tierra, el plan del Padre Celestial eran vida para María, su plan era el gran Plan. Por eso ella dio gloria al Padre en Nazaret, en Aim Karim, en Belén, en Egipto, en Jerusalén, en Caná de Galilea, y lo glorificó al pie de la cruz, en Éfeso junto a Juan, y ahora y por toda la eternidad en el Cielo. María contempla la vida con la mirada de Dios y camina siempre bajo la luz del cielo.  Abrió su corazón a la luz del cielo que le guio a hacer las preguntas precisas para poder contestar con acierto y hacer una realidad la Encarnación del Verbo. Así nosotros guiados por Ella, nuestro modelo, podemos vencer los obstáculos de nuestra época para hacer presente a Dios en su Paternidad Divina y contribuir a la renovación del mundo como auténticos padres, madres y auténticos hijos de Dios.

TODOS    “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, tú, Señor te harás cargo de mí.” (Salmo 27:10)

LECTOR I       Para alcanzar la madurez espiritual necesitamos un vínculo personal con el fundador Padre José Kentenich que nos lleve a encontrarnos con su paternidad y también con su profecía. El Espíritu Santo irrumpe en el alma del Padre Fundador de una manera extraordinaria regalándole en su estructura personal el carisma de la paternidad como respuesta a la problemática moderna. Paternidad que es realizable sólo si el fundador es a su vez educador.

LECTOR II     La misión de ser padre y educador tuvo una actualidad peculiar y una singular hondura. La actualidad estriba en los múltiples déficits de nuestro tiempo: la pérdida de fe en Dios como Padre, la pérdida del sentido de una auténtica paternidad humana, y de la genuina autoridad paterna y finalmente el extravío de la familia y la pérdida del carácter propio de la familia como ideal para la Iglesia y el mundo.

LECTOR III    Con la obra de Schoenstatt el Padre Kentenich aplicó un correctivo eficaz a los ya mencionados.  En su persona y acción se esforzó por hacer sensible y visible la Paternidad Divina. Aclararla y restaurarla del modo más hondo posible, la naturaleza y la dignidad de la paternidad humana en la tierra. Y de eso, tú y yo, los hijos del Padre somos testigos y productos de ello. Que así sea.                    

PETICIONES

¬ Agradezcamos al Padre Celestial por sus bendiciones y amor incondicional rogando por todos los padres en este día especial.

¬ Para que como hijos auténticos de Dios Padre amemos de todo corazón a Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar y para que nunca falten en nuestras comunidades sacerdotes de Cristo, reflejos del Padre.

TODOS            Padre, a tu Paternidad Divina nos acogemos.

¬ Para que experimentemos el amor cercano, familiar y personal del Padre Celestial.

TODOS            Padre, a tu Paternidad Divina nos acogemos.

¬ Para que agradeciendo la fraternidad que nos regala la paternidad de Dios nos amemos unos a otros como Dios nos ha amado.

TODOS            Padre, a tu Paternidad Divina nos acogemos.

¬ Para que Dios nos del ánimo para esforzarnos en alcanzar la medida establecida por la estatura de la plenitud de Cristo como hijos de Dios.

TODOS            Padre, a tu Paternidad Divina nos acogemos.

¬ Para que a ejemplo de María cumplamos con la voluntad del Padre en cada circunstancia de la vida cotidiana.

TODOS            Padre, a tu Paternidad Divina nos acogemos.

¬ Por el eterno descanso del P. Guillermo Esters, quien a ejemplo del P. José Kentenich, fue un padre espiritual para muchos, y se entregó por entero por más de 30 años al desarrollo del Movimiento Apostólico de Schoenstatt en Puerto Rico, como su Director.

TODOS            Padre, a tu Paternidad Divina nos acogemos.

¬ Para que nuestro vínculo personal con el Padre Fundador nos conduzca a la madurez espiritual en profundización de la Alianza de Amor con María.

TODOS            Padre, a tu Paternidad Divina nos acogemos.

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable, Reina y Vencedora de Schoenstatt diciendo: Oh Señora mía…

 

Feliz Día de la Alianza de Amor, Mayo

Celebración de la Alianza de Amor

21 de mayo de 2017

  

Basado en pensamientos del P. José Kentenich

 

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       MADRE, MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA, tú eres nuestro legado porque durante toda la vida de Jesús estuviste junto a él, y al pie de la Cruz escuchaste aquellas palabras a favor nuestro "he ahí a tu madre". Palabras que quedaron grabadas en tu corazón, desde ese momento fuiste recibida en la casa del discípulo más amado y hoy estás dispuesta a irte con nosotros a nuestros hogares.

LECTOR II     Ha habido innumerables ocasiones en nuestras vidas en las que hemos cambiado el tesoro incalculable de la gracia divina por cualquier juguete o placer pasajero.  A diferencia de Cristo, hemos creído nuevamente como Adán y Eva en las mentiras del maligno y hemos canjeado la eternidad por tiempo, pensemos, evaluemos bien eso, la paz por remordimientos, y nuestra libertad como hijos de Dios por la terrible esclavitud del pecado con sus múltiples disfraces, convirtiendo la vida en un carnaval.

Una y otra vez hemos descubierto que, aunque el maligno ofrece un reinado de placer, en realidad sólo brinda una tierra desértica de inferioridad y de dolor. A cada paso de nuestra vida cotidiana está presente nuestra madre, la Santísima Virgen y como en el Tepeyac a Juan Diego una y otra vez nos recuerda "¿Acaso no estoy yo aquí, que soy tu Madre? Hagamos silencio para escuchar su voz en nuestro interior. 

LECTOR II     La Madre Tres Veces Admirable ha hecho del Santuario de Schoenstatt su hogar, ella está moralmente presente en el Santuario y desde allí quiere derramar gracias y bendiciones a sus hijos para que encuentren de nuevo el camino al hogar. Las palabras grabadas en el marco de luz, "UN HIJO DE MARIA NUNCA PERECERÁ", son motivo de nuestra esperanza. Dicha esperanza es como una antorcha de luz que ilumina y fortalece el corazón, para enfrentar al mundo con nuevos bríos de lucha contra las adversidades del Valle de Lágrimas, como hombres y mujeres vinculadas a Dios, que hacen su voluntad para crear una civilización de amor.

LECTOR I       Dios ha hecho grandes cosas en María como Ella misma declara en Ain Karem y lo hace en cada madre también.  La actitud de apertura y receptividad, de la Virgen María son contrarios a la actitud de Eva que pronunció un “non serviam” Ella dice: "HE AQUI LA ESCLAVA DEL SEÑOR HÁGASE EN MI SEGUN TU PALABRA", en total apertura a la Palabra y dándose en el servicio desinteresado.

"Hágase en mi según tu palabra " son palabras que brotan de un corazón maternal, que tiene una actitud abnegada y así poder sostener el hogar, no una casa, no un apartamento, no una mansión, si no un hogar donde se encienda el fuego para alimentarse con cada actitud, acto de amor, de sacrificio, de abnegación, de perseverancia, de alegría. Hogar que brilla, que cobra vida con la presencia de una madre, como en el humilde hogar de la Sagrada Familia en Nazaret.

Hogar donde la madre cultiva al máximo las misericordias, provée techo, alimento, apaga la sed, provée vestido, une sus manos en oración, consuela, corrige, forma, educa, sana, orienta, cobija y ama entrañablemente a los hijos.

TODOS           UN HIJO DE MARIA, NUNCA PERECERÁ

LECTOR II     María junto a todas las madres tiene una tarea especial muy significativa la de dar a conocer al Padre.  Es la madre la que en el orden natural da a conocer al hijo quién es su padre. Madres de ayer y de hoy tienen la misma tarea, la Mater desde el cielo y desde el santuario de Schoenstatt realiza dicha tarea para que sus hijos conozcamos al Padre Dios.

Nuestra primera experiencia es la de sabernos y sentirnos hijos en el regazo de nuestra madre natural.  Ella nos enseña a llamar a nuestro padre "papá". Si ella no lo hubiese hecho no habríamos sabido quién era nuestro padre. MARÍA enseñó a Jesus a referirse a Dios Padre como "Abba", "papito". Dios Padre para conducirnos mas fácilmente a la experiencia de su paternidad en el orden de la gracia, nos dió a María.  Ella nos abre la puerta a la vivencia del Padre.  Ella nos enseña a ser hijos en el Hijo, para que, como dice San Juan: "lo seamos de verdad".  En el documento de Puebla se encuentra una hermosa y profunda afirmación: "MARIA MADRE DESPIERTA EL CORAZÓN FILIAL QUE DUERME EN CADA HOMBRE".       

LECTOR II     El Padre Kentenich predicó esta realidad constantemente. ¿Cómo va a recobrar el hombre actual el sentido filial perdido? María es la clave en esta tarea y lo hace como Madre nuestra, para nosotros Familia de Schoenstatt desde el Santuario en Alianza de Amor vívida y para todos.

Jesus en su pasión y resurrección nos consiguió la filiación divina.  Ella, María, como su colaboradora permanente, continúa ejerciendo esta tarea como verdadera Madre nuestra en orden de la gracia.  En su corazón nos lleva al corazón de Cristo y de Dios Padre.    

LECTOR I       El Padre Kentenich durante su vida fue guía espiritual para muchas madres y padres recomendándoles que encaminaran a sus hijos hacía un amor profundo a la Santísima Virgen, pues de no ser así habrán prescindido de un punto de contacto para la vivencia religiosa que humana y que psicológicamente no puede ser reemplazado por otra cosa.

LECTOR II     Por eso nuestro "Reino Mariano" tiene en forma muy marcada, el sello del Padre. Tenemos que agradecer esto de todo corazón a Dios Nuestro Señor.  La Mater va a saber conservar en nosotros la imagen del Padre a través de todas las luchas cotidianas sencillas o apocalípticas de nuestro tiempo.

TODOS           UN HIJO DE MARIA, NUNCA PERECERÁ

LECTOR III    En el cántico del Magnificat podemos contemplar como ésta jovencita del pueblo de Israel tiene perfecto conocimiento del Dios todopoderoso y cercano que interviene en nuestra vida concreta y en el acontecer del mundo.  No es lejano, ní débil, ní ausente.  Un Dios que se fija en ella con predilección, que llena su alma de alegría hasta hacerla proclamar un canto de alabanza.

LECTOR I       Es un Dios que posée una predilección por los que tienen alma de pobre y que rechaza a los orgullosos.  Sobre todo, es un Dios lleno de misericordia y fiel, que interviene en la historia a través de personas y que mantiene su misericordia de generación en generación sobre los que le temen.  Es un Dios que actúa, que confía y dignifica al hombre, muy lejano de la concepción deísta o de un Dios tirano o ausente.

LECTOR II     Si la Santísima Virgen nos conduce hacía el Padre Celestial debemos esperar que tarde o temprano ello repercutirá beneficiosamente en la imagen desfigurada que nuestra época tiene del padre.  Otros de los elementos en peligro hoy en día es la ausencia de valores morales y religiosos.  Una profunda y ferviente devoción Mariana suscita una sana receptividad para los valores.  Por la transferencia de vida, en la ley que nos enseña que la acción de la Santísima Virgen está determinada por su posición en el orden del ser.

"El que me halla, ha hallado la vida". Vida sobrenatural, visión sobrenatural de la vida.  El que me encuentra, encuentra una vida natural radicalmente sana y puede esperar ser sanado del modo de pensar, vivir y amar mecanicista.

LECTOR II     Dios en su infinita misericordia ha regalado a la Iglesia y al mundo una madre, María, reina de todo lo creado. Dios sabe que la mujer necesita un ideal en el cual verse enaltecida.  Él sabe que el varón necesita de ella, que la humanidad necesita una madre para no deshumanizarse.  Dios quiere que la Iglesia llamada a ser "alma del mundo" se identifique hoy mas que nunca con María, Mujer, Compañera y Colaboradora de Cristo en la obra de la Redención. Schoenstatt ha tomado la antorcha, "UN HIJO DE MARIA, NUNCA PERECERÁ, para iluminar con esperanza.

¡QUE VIVA LA MATER!

 

 PETICIONES

-PARA QUE EN ESTE MES DE MARIA, DEL CIELO LLUEVAN DERROCHE DE BENDICIONES QUE FORTALEZCAN A LAS MADRES EN EL CUMPLIMIENTO DE SU MISION ESPIRITUAL Y TEMPORAL

TODOS:  MARÍA MADRE Y REINA BENDICENOS

-POR LA PRONTA CANONIZACIÓN DEL PADRE FUNDADOR

TODOS:   MARIA MADRE Y REINA BENDICENOS

-PARA QUE DESPERTEMOS A LA REALIDAD DE NO PERDER LA GRACIA SANTIFICANTE POR INTERESES MUNDANOS PASAJEROS

TODOS:   MARIA MADRE Y REINA BENDICENOS

-PARA QUE EN LOS MOMENTOS MAS DIFÍCILES DE NUESTRA VIDA ESCUCHEMOS LA VOZ DE LA MATER QUE NOS RECUERDA ¿ACASO NO ESTOY YO AQUI QUE SOY TU MADRE ?

-PARA QUE CON MARÍA RECOBREMOS EL SENTIDO FILIAL PERDIDO Y RESCATEMOS LOS VALORES MORALES Y ESPIRITUALES EN NUESTRO TIEMPO

TODOS:   MARIA MADRE Y REINA BENDICENOS

-PARA QUE LOS PADRES Y LAS MADRES DE HOY ENSEÑEN A SUS HIJOS A CULTIVAR LA DEVOCIÓN MARIANA Y LA ENTREGA A MARÍA COMO CAMINO A DIOS PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO

TODOS:   MARIA MADRE Y REINA BENDICENO

-POR LA SITUACIÓN ACTUAL EN PUERTO RICO, PARA QUE LA ESPERANZA SEA LA VIRTUD FORTALECIDA DURANTE ESTE TIEMPO.

CONSAGRACION ..................

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable, Reina y Vencedora de Schoenstatt, la Reina de la Esperanza, diciendo, Oh Señora mía… 

Feliz Día de la Resurrección y de la Alianza de Amor

Celebración de la Alianza de Amor

16 de abril de 2017

 

Basado en pensamientos del P. José Kentenich

 

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       ¡RESUCITÓ! CRISTO CRUCIFICADO RESUCITADO el día de Pascua es la criatura nueva que formará una nueva comunidad, la Iglesia que se distinguirá por el Amor porque Dios es Amor "miren como se aman", es el sello de identificación, sello de distinción de los cristianos.

LECTOR II     Esta forma de amar se caracteriza por un cambio de actitudes en un mundo que se había regido por la Ley de "Vida por Vida", mejorada luego por la del Talión "Ojo por Ojo". Es la nueva comunidad de los que son felices por practicar las "BIENAVENTURANZAS de las MISERICORDIAS" fundamentadas en el verbo "dar", de comer, de beber, techo, consuelo, corrección etc., que -como dice el Padre Kentenich- equivale a santidad.

LECTOR III Comunidad donde se manifiestan los dones del Espíritu Santo, como sabiduría, discernimiento, santo temor de Dios, fortaleza, y los frutos: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza (Gal 5:22-23) y los Carismas.

LECTOR I       Esos CARISMAS que tanto nos llaman la atención por ser DONES MINISTERIALES que dan una fuerza muy especial a la Evangelización; dones que edifican a la comunidad para construir la Iglesia.

LECTOR II     Por CARISMA también entendemos el regalo que hace el Padre Dios a una persona o fundador y a su obra.  Así ha sucedido con el fundador Padre José Kentenich que respondiendo a las interrogantes y necesidades de nuestro tiempo fundó el Movimiento Apostólico de Schoenstatt (al que por gracia y misericordia de Dios pertenecemos). 

LECTOR III    Su meta, su propósito es formar un hombre nuevo, un hombre Pascual, un hijo nuevo en una nueva comunidad. Se anticipó en 1914 a los resultados del Concilio Vaticano II que reconoció la necesidad de formar a una nueva clase de persona recia, libre sacerdotal o religiosa en un mundo constantemente en cambio con grandes consecuencias.

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       El secreto del carisma del Padre Kentenich en un mundo desvinculado, alejado de Dios, es sellar Alianza de Amor con María, la Madre de Jesús y Madre nuestra. Esta Alianza cada vez más profundizada en compromiso fiel y filial nos conduce por el camino de alcanzar ser un hombre nuevo, un hijo nuevo.

LECTOR II     No importa cómo somos, lo que tenemos, en que circunstancias vivimos, sanos o enfermos, no importa nuestra realidad: somos obras maestras de Dios con una gran responsabilidad de cumplir una misión en su plan salvífico.

LECTOR III    Dios derramó en el corazón de su Madre un océano de amor que nos cobija, nos purifica, que nos atrae hacía sí. Cuando sellamos Alianza de Amor con Ella, nosotros que vivimos en una atmósfera profana, comenzamos a rechazar todo aquello que no es de Dios, nos refugiamos, nos cobijamos en su corazón y nos protegemos y apartamos del espíritu del mundo. Su corazón es un espacio sagrado donde podemos vivir seguros de todo mal y de todos los poderes malignos con los que tenemos que batallar durante toda la vida, día a día.

LECTOR I       En la oración del "CÁNTICO AL TERRUÑO" el Padre Kentenich define a ese hombre Pascual que siempre revuelve alrededor del sol, del eterno sol, actor principal del gran drama. Dios en la historia de nuestra salvación, así enciende la luz de la mente con la luz del sol y el calor del corazón con el amor eterno e infinito.  Y, por eso podemos decir que esta persona es una persona del paraíso como lo eran Adán y Eva; una persona que revuelve alrededor del eterno Dios.

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR II     El hombre pascual, es el hombre nuevo, el hijo nuevo, es el auténtico cristiano, es el hombre de corazón noble y la "nobleza obliga."  Es el hombre que con alegres sacrificios sobrelleva, y cobija a otros. Es el hombre que arde y fluye hacía el corazón de Dios, del cuál “con ímpetu brotan fuentes de amor para saciar la sed de amor que padece el mundo.”

LECTOR III    Los hombres y mujeres pascuales son hombres y mujeres cuyos ojos irradian calor y con manos bondadosas alivian los dolores, manos que se unen en intensa vida de oración para vencer las tentaciones del maligno y transforman corazones.

LECTOR I       Son hombres y mujeres cuya generosidad siempre sale victoriosa, cuyo corazón vive en el reposo por la posesión de los bienes eternos, en quienes los abundantes dones de Dios reconfortan el corazón y la voluntad y el amor como una vara mágica transforma con prontitud la tristeza en alegría."  Son hombres y mujeres en cuyos rostros vemos dibujarse una sonrisa divina en medio del llanto humano."

LECTOR II     Estas palabras hermosas de nuestro Padre Fundador son muy significativas porque encierran el CARISMA de SCHOENSTATT sí se hacen vida. Son palabras que suenan como música a nuestros oídos.  No son palabras vacías, aisladas unas de otras, ¡no!  Conllevan un compromiso de fe y vida, un compromiso de requisitos del reino de los cielos y en SCHOENSTATT.      

LECTOR III    Son palabras que incluyen ESFUERZO, que requieren esfuerzo constante y perseverante, requisito para entrar por la puerta del ojo de la aguja ovalada al cielo porque para Dios no hay nada imposible.

LECTOR I       ESFUERZO, que se traduce en perdón "perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden". Esfuerzo que se traduce en no dar de lo que nos sobra sino de lo que nos falta.  Esfuerzo que requiere desprendernos de la túnica, poner la otra mejilla, andar la doble milla y amar al prójimo como a uno mismo.

LECTOR II     Este esfuerzo es el que se vive heroicamente en la vida diaria; es el que se vive venciendo el mal a fuerza de hacer el bien; es el esfuerzo que brilla con letras de oro en la corona de la Mater de los pequeños y grandes sacrificios, entregas, renuncias, contribuciones al CAPITAL DE GRACIAS que conquistan sus hijos en Alianza de Amor desde su Santuario.

LECTOR III    Es el esfuerzo de la nueva comunidad, de hacer una realidad el Cuerpo Místico de Cristo.  Es la vida fraterna, en comunidad nueva que encuentra también en el CARISMA su razón de ser: vivir todos unidos la voluntad de Dios, según la orientación del don carismático que el Fundador ha recibido de Dios desde toda la eternidad y que se realizó en SCHOENSTATT el 18 de octubre de l914 en una sencilla y humilde casita de jardín en Alemania.  Este CARISMA de la ALIANZA DE AMOR es el que el Padre Kentenich ha transmitido a sus discípulos, a sus hijos, a quienes les dijo: "les pertenece mi corazón," porque el corazón es el núcleo de la personalidad y del sentimiento.

LECTOR I       CARISMA DE SCHOENSTATT, experiencia del ESPÍRITU SANTO transmitido para ser vivido, custodiado, profundizado, y constantemente adaptado a los tiempos sin apartarse del "MENS FUNDATORIS" en sintonía con el Cuerpo de Cristo en perenne crecimiento en beneficio de la Iglesia, "DILEXIT ECCLESIAM".

LECTOR II     LA MATER HOY ABRIL 2017, NOS INVITA A VIVIR PLENAMENTE, CONSCIENTEMENTE LOS REGALOS DEL CRISTO CRICIFICADO RESUCITADO ¡ALELUYA, ALELUYA!

PETICIONES

¬ PARA QUE NO OLVIDEMOS QUE LOS CARISMAS REGALO DE CRISTO RESUCITADO SON UNA FUERZA MUY ESPECIAL PARA LA EVANGELIZACION Y EDIFICACION DE LA COMUNIDAD.

TODOS:           VENGA A NOSOTROS TU REINO, SEÑOR.

¬ PARA QUE EN ESTA ATMÓSFERA PROFANA RECHACEMOS TODO AQUELLO QUE NO ES DE DIOS, REFUGIANDONOS EN LOS BRAZOS Y CORAZON DE LA MATER.

TODOS:           VENGA A NOSOTROS TU REINO, SEÑOR.

¬ PARA QUE HACIENDO UNA REALIDAD LAS MISERICORDIAS, LOS DONES Y FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO CON MANOS BONDADOSAS ALIVIEMOS LOS DOLORES DE LA HUMANIDAD Y CON INTENSA VIDA DE ORACION VENZAMOS AL MALIGNO.

TODOS:           VENGA A NOSOTROS TU REINO, SEÑOR.

¬ PARA QUE CON NUESTRO CAPITAL DE GRACIAS VENZAMOS LAS ACTITUDES QUE NOS ALEJAN DEL "HOMBRE PASCUAL" Y LOGREMOS LA PRONTA CANONIZACIÓN DEL PADRE KENTENICH.

TODOS:           VENGA A NOSOTROS TU REINO, SEÑOR.

¬ PARA QUE TU CARISMA PADRE, GUIE LA FAMILIA HACIA TIEMPOS DE ESPERANZA.

TODOS:           VENGA A NOSOTROS TU REINO, SEÑOR.

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable, Reina y Vencedora de Schoenstatt, la Madre del Resucitado, diciendo, Oh Señora mía… 

Celebración de la Alianza, Marzo 2017

Celebración de la Alianza de Amor

19 de marzo de 2017

 

Basado en pensamientos del P. José Kentenich

 

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       Ya ha comenzado la Cuaresma y como Familia de Schoenstatt y miembros de la Iglesia universal queremos entrar en el desierto y acompañar a Jesús, entramos al desierto tomando distancia de las seguridades de nuestra vida cotidiana y dejándonos iluminar por el carisma del P. José Kentenich y la sabia conducción de nuestra Madre y Reina de Schoenstatt.

El buen Dios nos ha regalado para nuestros tiempos un carisma por medio del Profeta de María, el P. José Kentenich. Es un carisma que nos permite desafiar el mundo que nos rodea sumergido en la oscuridad y la confusión, ese mundo que pretende arrastrarnos a la perdición, al desánimo y a la desesperanza. Por eso vamos al desierto a acompañar a Jesús porque hemos recibido un carisma profético.

LECTOR II     Ante el desierto sin árboles, ni vegetación para cobijar, arenas sin camino, carencia de sombra, sin agua para aquietar la sed del mundo que nos devora, edificaciones para reposo, Profeta de María nos vincula en la Alianza de Amor a la Madre Tres Veces Admirable, al Santuario de Schoenstatt, y a sí mismo como Padre Fundador. Él nos ofrece una pedagogía que nos mueve a ser cristianos auténticos, libres al decidir, generosos en el amar, y magnánimos ante el sacrificio.

LECTOR III    El profeta sabe que solamente en Alianza de Amor podemos cruzar el desierto de la mano de María. Las mayores amenazas que aquejan a la humanidad en el presente año 2017 son las ideologías que contradicen la verdad de que somos seres humanos creados a imagen y semejanza de Dios. Así una vez más nos enfrentamos como Adán y Eva a la tentación de querer ser nuestro propio dios.

Nos encontramos en tiempos de cambios rápidos y el profeta está llamado a ver a Dios detrás de cada acontecimiento, del hermano, de los pueblos, detrás de cada ser y de toda la creación. Por eso el Padre Fundador ante la confusión practicaba la fe en la Divina Providencia. ¿Cómo lo hacía? Él mismo nos lo describe: “con el oído en el corazón de Dios y la mano del pulso en el tiempo”. (P. José Kentenich, Carta a P. Menningen, 14 de marzo de 1955)

LECTOR I       En nuestra búsqueda de la felicidad no podemos dejarnos engañar por las falsas promesas del enemigo quien quiere aprovecharse de nuestra debilidad para alejarnos de Dios. Es la virtud de la esperanza la que nos ayuda a alcanzar la verdadera felicidad. Leemos del Catecismo de la Iglesia Católica:

La virtud de la esperanza corresponde al anhelo de felicidad puesto por Dios en el corazón de todo hombre; asume las esperanzas que inspiran las actividades de los hombres; las purifica para ordenarlas al Reino de los cielos; protege del desaliento; sostiene en todo desfallecimiento; dilata el corazón en la espera de la bienaventuranza eterna. El impulso de la esperanza preserva del egoísmo y conduce a la dicha de la caridad. (CIC 1818)

Como cristianos es nuestra responsable obligación definir la verdadera felicidad y darnos a la tarea de conquistarla para nosotros y para el prójimo y por tanto guardarnos fortalecidos por la fe, la esperanza y la caridad de no caer en tentación.

TODOS:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR III    El Profeta de María, el P. José Kentenich nos instruye en su tercera homilía del Juego del Amor sobre el secreto de la santidad y la felicidad. Para el Padre Kentenich la santidad es sinónimo de felicidad y felicidad es santidad.  Por eso la insistencia de una falsa felicidad ofrecida por el tentador que siempre nos acecha como león rugiente.

La persona que no lucha por la santidad, que actúa y decide con indiferencia, está en peligro de perder la verdadera felicidad tanto en la tierra como en la vida futura. Al hombre de hoy el Padre Fundador le ha propuesto ver la vida como un juego del amor, en el sentido de que todos hemos sido creados para participar del gran drama de la Historia de Salvación y que la vida es un juego pues el juego decide por vida o por muerte, felicidad o por infelicidad, por tiempo y eternidad. Lo primordial no es si somos ricos o somos pobres, lo primordial en esta vida es que juguemos constantemente por nuestra salvación.

LECTOR I       Jugar es la labor de un niño. La mayor desgracia del hombre actual es la pérdida del sentir de niño, porque ello imposibilita la actividad paternal de Dios.  Para que Dios pueda desarrollar su bondad y riquezas paternales es indispensable que éstas sean despertadas por el desvalimiento del ser humano.  El hombre niño y humilde obtiene de Dios todo lo que quiere.

Reconquistar ese sentir de niño es entonces la mayor felicidad que podríamos brindar a la humanidad de hoy y cualquiera que sea el ámbito donde nos toque actuar, siempre debiera desprenderse de nosotros el inconfundible perfume del sentir de niño. El desierto nos permite volver a ser niños desvalidos ante las inclemencias del ambiente. La dureza del viento que agota inclemente por las tormentosas olas de arena que agota físicamente, ciega e impide avanzar, la soledad que agobia la sanidad mental y espiritual, confunde.

¿Cuántas veces en el desierto, nosotros hemos levantado los ojos al cielo, con llanto y con palabras desgarradoras y hemos pedido auxilio? ¿Cuántas veces el Padre nos ha enviado consuelo? Muchas veces lo agradecemos y aceptamos, otras no reconocemos a su mensajero pues no le vemos las alas.

LECTOR II     El amor y plan de Dios requiere que conozcamos nuestra tarea y nuestra Misión o Ideal Personal, aceptando el sufrimiento en silencio y en oración nuestra vida se unirá a la voluntad de Dios, así como la vida de María con un continuo Sí, aún al pie de la Cruz.

TODOS:          Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR III    Es el Espíritu Santo quien dos da a reconocer el verdadero significado de nuestra vida, que es un juego constante como el P. Kentenich enfatizó, que es un juego de amor, dinámico y decisivo, es un juego constante entre Dios y los hijos de Dios. El Espíritu Santo además nos guía, y es más fácil para Él conducir a aquellos que con humildad y sencillez renuncian a sus deseos y planes cuando el Padre Dios así lo quiere.

Es la respuesta de la gracia del Espíritu Santo que viene en nuestra ayuda, así como ante la amenaza de muerte de Ismael abandonado en el desierto por Abraham a petición de Sara, la esclava Agar, desvalida como niña invoca piedad y misericordia para su hijo y para ella. Yahvé compadecido escucha y actúa, envía un ángel con alimentos y agua para que no desfallezcan.  Jesús en el Huerto de los Olivos, ante la inminente inmolación del Cordero de Dios, clama al cielo de rodillas y sudando sangre abraza la voluntad del Padre, “no se haga mi voluntad si no la tuya" (Lucas 22:42) fue su petición.

LECTOR I       Las protestas y quejas de la cuaresma: no puedo, necesito, no estoy conforme, no acepto, me revelo, rechazo, me detengo, no coopero, se unen a las del pueblo de Israel en el desierto: tenemos sed, queremos carne, estamos cansados etc. etc. Si deseamos seguir como pueblo de Dios, felices en la casa paterna como amigos e hijos, entonces debemos poner a un lado nuestras quejas y protestas para disponernos a purificarnos de nuestras faltas y pecados, pasados y presentes, que han herido el corazón del Padre Dios.

LECTOR II     La purificación de la Cuaresma la logramos mediante prácticas recomendadas por la Santa Madre Iglesia.  Así llegaremos preparados y limpios para vivir una Semana Santa con toda profundidad, veneración y respeto que merece. Las prácticas son el ayuno, la oración y la limosna. El ayuno no sólo es de comida y bebida que también puede ser agradable a Dios sino de templar nuestro cuerpo a veces tan caprichoso y regalado para hacerlo fuerte y pueda así acompañar al alma en la lucha contra los enemigos de siempre: el mundo, el demonio y nuestras propias pasiones desordenadas.

El Ayuno y la abstinencia, sobre todo, nos ayudan a romper con el egoismo, las vanidades, el orgullo, el odio, la pereza, las murmuraciones, los malos deseos, las venganzas, las impurezas, la ira, la envidia, los rencores, la injusticia, y la insensibilidad ante las miserias del prójimo. Ayuno incluso de cosas nobles y legítimas para reparar nuestros pecados y ofrecerle a Dios un pequeño sacrificio y un acto de amor.

LECTOR III    No desperdiciemos las muchas oportunidades que nos ofrece Dios y este tiempo de gracia para ofrecer muchas contribuciones al Capital de Gracia. Durante esta Cuaresma abramos a Dios nuestro corazón de niño que no quiere hacer otra cosa que darle alegría al Padre cumpliendo con la voluntad de Dios.

TODOS:          Padre, “no se haga mi voluntad si no la tuya". (Lucas 22:42)

PETICIONES

¬ Para que con la gracia del Espíritu Santo podamos en esta Cuaresma distanciarnos de nuestras seguridades y encontrarnos a nosotros mismos como auténticos hijos de Dios. Oremos.

TODOS           Padre, auméntanos la esperanza.

¬ Para que podamos comprender la profundidad de la Alianza de Amor con la Mater y ser fiel a ella en medio de las tentaciones y dificultades que enfrentamos. Oremos.  

TODOS           Padre, auméntanos la esperanza.

¬ Para que comprendamos que alcanzaremos la verdadera felicidad en la medida en que luchemos por la santidad y no cedamos a nada que nos aparte del camino al Cielo. Oremos.

TODOS           Padre, auméntanos la esperanza.

¬ Para que reconozcamos que el plan y el amor de Dios requiere vivir nuestra Misión e Ideal Personal, aceptando en oración y con amor el sufrimiento, y aspirando a estar con María al pie de la Cruz. Oremos.

TODOS           Padre, auméntanos la esperanza.

¬ Para que mediante las prácticas de purificación que nos provee la Santa Madre Iglesia podamos vivir una Semana Santa con la adecuada veneración y profundidad. Para que todos nuestros esfuerzos por la santidad sean agradables a la Mater y ella los pueda usar como contribuciones a su Capital de Gracias y para que nuestro ejemplo de vida sea la carta de recomendación que necesita nuestro Padre Fundador para llegar al honor de los altares. Oremos.

TODOS           Padre, auméntanos la esperanza.

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable, Reina y Vencedora de Schoenstatt diciendo, Oh Señora mía…

 

Celebración de la Alianza, Febrero 2017

Celebración de la Alianza de Amor

19 de febrero de 2017

 

Basado en pensamientos del P. José Kentenich

 

Cantar el lema:          Padre, tu carisma guie la familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       Nos encontramos en el mes del Amor, para nosotros, Familia de Schoenstatt, la palabra amor nos hace pensar en el amor misericordioso de un padre real y verdadero, cercano y providente.  Padre que se hace presente en cada circunstancia de la vida.

Amor concreto expresado en las obras de Misericordia que son plan de acción para la salvación de las almas, tanto del desvalido como del que socorre. Amor del Padre Fundador que con su vida renueva una y otra vez el Amor Verdadero, el Amor de Dios.

LECTOR II     Los acontecimientos en la historia de la salvación y del mundo se repiten una y otra vez con diferentes disfraces.  Pero el Padre Dios Misericordioso siempre está presente para acogernos y salvarnos de nuestro desvalimiento con su corazón misericordioso y compasivo. Hoy 2017 nos enfrentamos ante diferentes retos y problemas y nos preguntamos como lo hizo María “¿cómo será esto?”

El Padre Fundador, el Padre José Kentenich, ante las circunstancias del tiempo en que le tocó vivir ofrece una respuesta que se puede resumir en las palabras del Evangelio que dicen: “Yo os aseguro, si no cambiáis y os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos.” (Mateo 18:3) A partir de esta gran idea, directriz, el Fundador de Schoenstatt va trazando todo un camino de espiritualidad que ofrece una respuesta concreta a la dureza y angustia de la época en que él vivió y que vivimos hoy.

LECTOR I       El Padre Kentenich nos describe en el ciclo de homilías el Juego del Amor que una de las características que denotan desvalimiento, humildad, confianza, es el hecho de que un niño consciente de su situación extiende sus manitas hacía su padre en este caso hacía Dios. No sólo extendemos nuestros brazos sino nuestro corazón y todo nuestro ser, lo que somos y tenemos en total entrega y oración filial. El Padre Nuestro es la oración del corazón que nos enseñó Jesús y que nos mantiene en diálogo y vinculados a Dios en cada lugar.

El rol del ser humano en el acontecer mundial y el significado de la vida ha sido la gran interrogante de la humanidad.  El Padre Kentenich se anticipó al Concilio Vaticano II, pues el Concilio reconoció la necesidad de formar a una nueva clase de persona en un mundo cambiante. Mientras el Padre Fundador proclamó desde los comienzos de la fundación de Schoenstatt al hombre nuevo en una nueva comunidad disponible a cumplir la voluntad de Dios.

LECTOR II     Además de la transformación estamos invitados a la santidad heroica de la vida diaria como si fuésemos buenos actores cumpliendo con el papel asignado, nuestra misión e Ideal Personal.  Requiere además restaurar la imagen de María Santísima en nuestro corazón porque ella es el modelo, la obra maestra de Dios. Su corazón es un océano del amor de Dios, ella nos trae hacía si para apartarnos de todo lo que nos aleja de Dios, vivimos en un mundo contaminado por las astucias de Satanás y ella nos da valor para poder responder en la medida que Dios desea a su amor.

TODOS:          Padre Nuestro que estás en el Cielo venga a nosotros tu Reino.

LECTOR I       Es nuestro deseo ser introducidos más profundamente en la Escuela de la Santísima Madre en el arte de ser un verdadero Hijo del Padre que se caracteriza por la apertura hacía Él y se regocija en Él, aún en medio del mayor dolor (porque el amor tiene que ser más fuerte que el dolor) y la fidelidad personal de la persona hacía el Padre Dios.

Es una realidad que en estos tiempos apocalípticos la fe ha menguado, lo que explica el comportamiento con frecuencia de algunos inclusive de católicos que han perdido su relación con Dios Padre y con la Santísima Madre debido a que su órgano de visión es imperfecto.  No poseen una fe viva, es enfermiza, está desgastada.  Debemos rezar y rogar una y otra vez: “Señor que yo vea". (Mc 10:51) Déjame ver el complejo mundo sobrenatural con un sentido nuevo de visión.”

LECTOR II     Las naciones que creen cumplen su misión aquí en la tierra y para toda la eternidad.  Las naciones que no creen son culpables de haber perdido su fe aquí y para toda la eternidad.  La gente de hoy, tristemente quieren ser autónomos separados de Dios, independientes de Dios.  Su razón ya no desea depender de una realidad que no se puede ver con un órgano de sentido natural.

Los corazones de la gente de hoy están atrapados por las impresiones sensoriales y desean ser independientes de un poder divino.  Su voluntad está en su propio dios. La fe es un puente que conduce al Dios vivo, debemos pensar que somos nadadores que tienen el valor de saltar desde un trampolín al mar que nos es desconocido, el mar de la Santísima Trinidad. Lo hacemos con la certeza de que los brazos de Dios nos sostienen.

LECTOR I       Aún en medio de las tormentas el Eterno Padre Dios nos abraza y nos acerca a su corazón.  Esto sólo lo podemos entender por medio de la fe.  Sin fe la Santísima Madre no hubiera encontrado el camino a la realidad sobrenatural.  Nunca se hubiese entendido ella misma, ni su posición en la realidad sobrenatural. Prueba de ello es que el Espíritu Santo la felicita por boca de Isabel su prima en Aim Karem, “Bendita tú porque has creído.” (Lc 1-45) Su fe hizo posible el milagro de que la Segunda Persona de la Trinidad pudiese adquirir una naturaleza humana. Esa fe, ese espíritu de fe, es esencial para su vida y su posición, aún para el alma da la Santísima Virgen María.

TODOS:          Padre Nuestro que estás en el Cielo venga a nosotros tu Reino.

LECTOR II     Por medio de la fe, infusa en nosotros en el Bautismo, podemos responder al llamado que nos hace Dios a vivir en gracia, a cumplir la Misión Personal y encarnar el Ideal Personal. Esto requiere de nosotros receptividad, apertura, cooperación de acuerdo a la capacidad de cada uno para compartir con los demás, ser solidario, en la alegría y también en el dolor del sufrimiento.

Ese sufrimiento que nos conduce como humanos al desamparo, a la carencia, al desvalimiento. Desvalimiento sinónimo de desamparo, sin ayuda, sin protección, sin comprensión, la carencia de recursos físicos o espirituales nos conduce a la queja, al grito, al clamor y a expresiones de protesta que salen del alma ante la injusticia.

Jesús se identifica con nuestro desvalimiento y proclama las Obras de Misericordia corporales y espirituales (Mateo 25,31-16) como respuesta a las necesidades del desvalido y del desamparado. Desamparo que pasa desapercibido voluntaria o involuntariamente por la mayoría que no ha encontrado a Dios o que habiéndolo encontrado lo ignoran.

LECTOR II     La humanidad es ese hijo pródigo, del cual nos habla el Evangelio, que padece en carne propia de lo que abunda en la Casa del Padre. El ejercicio de las Obras de Misericordia comunica gracias a quien las ejerce.  En el Evangelio de Lucas está escrito: "Dad y se os dará." Por tanto, con estas obras hacemos la voluntad de Dios, damos algo de los nuestro a los demás y el Señor nos promete que nos dará también a nosotros lo que necesitamos.

Este actuar misericordioso, este juego de amor entre el Padre Dios y su hijo, nos ayudan a avanzar en el camino al cielo porque nos van haciendo parecidos a Jesús. Él nos modeló la actitud que debemos tener hacía los demás. En el Evangelio según San Mateo se recogen las siguientes palabras de Cristo "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el hollín corrompen y donde los ladrones minan y hurtan porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”. Al seguir esta enseñanza del Señor cambiamos los bienes temporeros por los eternos que son los que valen de verdad.

TODOS:          Padre Nuestro que estás en el Cielo venga a nosotros tu Reino.

PETICIONES

¬ Oremos para que en medio de la tormenta busquemos cobijarnos en el corazón de Dios.

TODOS           Señor auméntanos la fe.

¬ Oremos para que el Señor restaure en nosotros la imagen de la Santísima Virgen María y podamos cumplir su voluntad como ella.

TODOS           Señor auméntanos la fe.

¬ Oremos para que en este año de esperanza confiemos plenamente nuestras vidas y nuestra misión en manos del Padre como niños desvalidos que levantan sus brazos a el

TODOS           Señor auméntanos la fe.

Oremos para que no quedemos atrapados en la telaraña de las impresiones sensoriales y la tentación de creernos ser independientes del poder divino.

TODOS           Señor auméntanos la fe.

¬ Oremos para que el carisma del Padre José Kentenich alcance todos los lugares y se haga realidad el Tercer Milagro de la Nochebuena, su pronta canonización.

TODOS           Señor auméntanos la fe.

Renovamos nuestra Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable, Reina y Vencedora de Schoenstatt diciendo, Oh Señora mía…

 

 

 

Fiesta Nacional de la Familia de Schoenstatt en Puerto Rico, Enero 2017

Movimiento Apostólico de Schoenstatt-Puerto Rico

 

Celebración de la Alianza de Amor

15 de enero de 2017

 

75 Aniversario del Jardín de María

y del Segundo Hito de Schoenstatt,

el 20 de enero de 1945

 

Canción         Caminando en la Alianza

Hna. María    Saludo y bienvenida

Canción         María Luz de Esperanza

LECTOR I       María, tú eres nuestra luz de Esperanza porque Dios puso sus ojos en ti. En ti Dios encontró un Jardín en el cual se podía deleitar, tú has sido para Él un nuevo Edén.

LECTOR II     María, por siglos el universo entero esperó la venida del Mesías que nació de ti. ¡Con cuanta esperanza anhelaba el mundo tu sí!

LECTOR I       No solamente el pueblo de Israel esperaba al Salvador, también paganos, gentiles y culturas enteras anhelaban el nacimiento del hombre y la mujer ideal.

Estribillo      María Luz de Esperanza

LECTOR I       Al llegar la plenitud de los tiempos el Dios eterno pronunció las palabras: “¡Hágase María!” Y se hizo María. El único ser que encarna la idea original de Dios respecto al hombre se hizo realidad. (María Signo de Luz, P. José Kentenich, párr. #20)

LECTOR II     ¡Ave, María Inmaculada!

LECTOR I       Así la saludamos. Las hijas de Israel, y todos los hombres de la tierra, pueden haber reunido tesoros como: honores, obras de alcance histórico, belleza, bienes y riquezas materiales, pero tú los superaste a todos. ¿Por qué? Porque en ti, hizo maravillas el dedo de Dios, la mano del Todopoderoso, la mano de la Misericordia y de la Bondad. (María Signo de Luz, P. José Kentenich, párr. #17)

Estribillo      María Luz de Esperanza

(Entra estrellita al escenario y se pone de pie al lado del Niñito Jesús)

LECTOR I       María, eres para nosotros luz de esperanza por tu anhelo, por tu sí y por tu entrega fiel.

LECTOR II     María, tú eres estrella de esperanza por tu anhelo, como hija del pueblo de Israel, del pueblo de la Alianza, los superaste a todos en tu anhelo por el Redentor. Fuiste como imán que atrajo a Dios. Este anhelo por Dios te llevó a conservarte en estado de gracia, a estar siempre dispuesta a cumplir la voluntad de Dios y a darte en una entrega total para que se cumpliese la promesa.

LECTOR I       Por tu anhelo Virgen María, Dios vino a nosotros en medio de la oscuridad.

LECTOR II     María, tú eres estrella de esperanza por tu Sí. Parte del misterio de la Encarnación es que el Dios Omnipotente se hace dependiente de tu respuesta, de la respuesta de una creatura. Y tú no lo decepcionaste pues jamás te enalteciste si no que te reconociste y te llamaste a ti misma la humilde esclava del Señor. Siempre obediente diste paso a la realización del plan de salvación, por tu sí nació el Sol de Cristo para alumbrar al mundo.

LECTOR I       María, tú eres para nosotros estrella de esperanza por tu entrega fiel. Tú pusiste tu esperanza en el Mesías y en una confianza total te entregaste a Dios, a sus deseos y planes. Esta entrega fue incondicional pues jamás retiraste tu sí. Le demostrarte tu fidelidad al Padre Dios por medio de tu servicio silencioso a la Sagrada Familia de Nazaret.

Estribillo      María Luz de Esperanza

LECTOR I       También en la Historia de Schoenstatt, tú María, nos has alumbrado como Estrella de Esperanza. Te estableciste en Schoenstatt desde el 18 de octubre de 1914, para brillar aún más y darnos a los hijos del tiempo actual la esperanza de la salvación.

LECTOR II     Escogiste al P. José Kentenich como tu instrumento y surgió en el siglo XX una nueva esperanza, un nuevo estilo de vida para forjar la nueva persona querida por Dios.

Canción         Tiempos de Esperanza (versos 1 y 2)

(Entra el P. Kentenich y la Hna. Mariengard al escenario)

LECTOR I       El acto de nuestro Padre Fundador, del 20 de enero de 1942, afianzó a la Familia de Schoenstatt al mundo sobrenatural. A pesar de que sus seguidores se opusieron al encarcelamiento por la Gestapo del Padre Kentenich y le pidieron que solicitara un segundo examen físico por el médico de la cárcel para que este a su vez declarara que el Padre Kentenich es incompetente para un campo de concentración, el Padre Fundador buscó la verdadera libertad. Él escribió desde la cárcel acerca del propósito de sus acciones:

LECTOR III    “Mi alejamiento y mis cadenas son el precio de rescate por el cobijamiento y libertad de toda la Familia. Luchen por el verdadero arraigo y la libertad en Dios. Pero tengan en cuenta que somos libres para Dios en la medida en que nos hacemos libres de nosotros mismos, de toda voluntad y deseos propios.” (Carta del Carmelo, comienzos de diciembre, 1941)

LECTOR I       Las siguientes palabras escritas en la Navidad del 1941 nos hablan de su acto de Inscriptio:

LECTOR III    “De todo corazón dono gustoso al Buen Dios la pérdida de mi libertad. Estoy dispuesto a soportarla en todas las formas posibles, hasta el fin de mi vida, si con ello pago el precio necesario para la perdurabilidad, la santidad y la fecundidad de ustedes y de toda la Familia, hasta el fin de los tiempos.

Mi estadía aquí es una prueba mayor para ustedes que para mí; así como mi destino es el destino de la Familia. Estoy aquí no por causa mía o por causa de alguna torpeza, sino por causa de la Familia, tanto de los más próximos como de los más lejanos.”

LECTOR II     El Acto de Inscriptio como acto de solidaridad con la Familia es luz de esperanza para todos nosotros.

Canción         Hacia Tiempos de Esperanza (versos 3 y 4)

LECTOR II     En medio de tanta incertidumbre y anhelo por la liberación del Padre Fundador de la prisión nació el Jardín de María. La historia ocurrió así:

LECTOR I       Hace 75 años atrás, en el pueblo de Coblenza, en Alemania, mientras se celebraba la Navidad en el Hospital de San José una hermana de María de Schoenstatt escribía una carta al Niñito Jesús con estas palabras:

LECTOR II     “Querido Niño Jesús: Pronto descenderás a la tierra en la Nochebuena y aún no he escrito lo que quiero que me traigas. Cada año traes muchas cosas lindas a los niños que se portan bien. Yo renuncio con gusto a todas ellas con tal que vuelva el Padre. Este año tengo que pedirte algo muy grande. Hace ya mucho tiempo que nuestro querido Padre está lejos de nosotras y nosotras lo extrañamos. ¿Podrías enviarle un ángel al Padre para que lo visite, cuando desciendas a la Tierra en Nochebuena? Entonces de pronto, su celda se iluminaría, el ángel le diría: ‘No temas: te anuncio una gran alegría.  Hoy, en Schoenstatt, ha nacido el Salvador. Apresúrate y vete al Santuario; allí hallarás al Niño en brazos de su Madre’. Y entonces vendrían muchos ángeles para allanarle el camino al Padre hacia el pequeño Santuario. Allí contemplaría el Milagro de la Nochebuena. (…)”

LECTOR I       La Hermana se llamaba Mariengard, nombre que significa jardín de María. La Hermana cree que el Niñito Jesús puede cumplir cualquier deseo por lo tanto pide que ocurra el Milagro de la Nochebuena, que el Padre Kentenich regrese a Schoenstatt para la Navidad ya que había estado varios meses encerrado en la cárcel de Coblenza. El Padre Kentenich había sido detenido por la Gestapo, la policía secreta nazi, desde el mes de septiembre. La superiora de la Hermana Mariengard le hace llegar la carta por medio de correo clandestino al Padre Fundador a la cárcel en la Nochebuena del año 1941.  Al recibir la carta en su celda el Padre Fundador la lee y la contesta así:

LECTOR III    “Mi querida y pequeña Mariengard. Cumpliré tu deseo cuando tu corazón y el corazón de toda nuestra Familia (de Schoenstatt) se haya convertido en un floreciente Jardín de María. Por lo tanto, el cumplimento, de tu deseo, ‘el Milagro de la Noche Buena’, está en tus manos y en la de todos los hijos de Schoenstatt. Apresúrense para que no sea demasiado tarde. (…)”

LECTOR I       De esta forma nació el “Jardín de María”, primero en la comunidad de hermanas que vivían en el Hospital San José y luego se expandió a toda la Familia. Las Hermanas se esforzaron por encarnar las glorias de María representadas en las flores de un jardín. Ellas ofrecieron todos sus esfuerzos para que el Padre Fundador fuese liberado. Su liberación y llegada a Schoenstatt ocurrió el 22 de mayo de 1945, fecha en la cual conmemoramos el Primer Milagro de la Noche Buena. Desde entonces él mismo se encargó de que el Jardín de María se extendiera por toda la Familia de Schoenstatt en el mundo entero.

LECTOR II     El Jardín de María fue para el Padre Fundador un gran signo de esperanza.

Lema  Padre, tu carisma guie la Familia hacia tiempos de esperanza.

LECTOR I       El Jardín de María continúa siendo para el Padre Fundador y su Familia de Schoenstatt una estrella de esperanza. Escuchemos varios testimonios de miembros de nuestra Familia de Schoenstatt en Puerto Rico:

Testimonio de un miembro del Jardín de María de la Liga de Madres y Señoras.

Testimonio de un matrimonio que aspira entrar al Jardín de María.

Testimonio de un matrimonio miembro del Jardín de María.

Canción         Hacia Tiempos de Esperanza (versos 1 y 2)

Al finalizar la Santa Misa los invitamos a todos subir al Santuario para renovar nuestra Alianza de Amor en el espíritu del 20 de enero de 1942. 

 

Referencias

 

Autorretrato del Padre Kentenich. Su Misterio Interior. P. Juan Pablo Catoggio. Editorial Patris. 1991

Solidaridad de Destinos. Textos Autobiográficos. P. José Kentenich. Editorial Patris. 1990

El Jardín de María y el 20 de enero. P. Rafael Fernández de A. Editorial Patris S.A. 1992

María Signo de Luz. P. José Kentenich. Hermanas Marianas, Nuevo Schoenstatt, Argentina